El cambio de hora obedece a una directiva de la Unión Europea que pretende aprovechar mejor las horas de luz solar, reduciendo el consumo de electricidad. El impacto que supone en términos de ahorro energético es significativo. Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, en toda España se puede llegar a ahorrar un 5% del consumo eléctrico en iluminación.

En la situación actual, a pesar de estar confinados en casa por el coronavirus, también se puede ahorrar en la factura de la luz. ¿Cómo? Con una tarifa con discriminación horaria y derivando gran parte del consumo a las horas en las que la luz es más barata.

¿Qué son las tarifas con discriminación horaria?
Son aquellas en las que se paga menos en concepto de peajes por el consumo en determinadas horas, las denominadas horas valle, pero se paga más el resto del día, en las horas punta. En las horas valle el coste puede llegar a descender un 40%, mientras que en las horas punta puede aumentar un 20% con respecto a una tarifa con un solo precio.

Para suministros con menos de 10 kW de potencia contratada el nombre de la tarifa con discriminación será 2.0DHA, y para los que tengan entre 10 y 15 kW, 2.1DHA. Hay tarifas de discriminación horaria tanto para el mercado libre como para el mercado regulado.

¿Cómo funciona la discriminación horaria en época estival?
Las horas valle y las horas punta cambian durante el horario de verano. Este tiene 14 horas al día baratas
: desde las 23 horas hasta las 13 horas del día siguiente; y sólo 10 horas punta.

Horas Valle: de 23:00 a 13:00 en verano y de 22:00 a 12:00 en invierno.

Horas Punta: de 13:00 a 23:00 en verano y de 12:00 a 22:00 en invierno.

¿Cuánto se puede ahorrar en la factura de la luz con las tarifas con discriminación horaria?
Para recortar el gasto de luz sólo es necesario hacer un 30% del consumo en horario valle
. De hecho, sin darse cuenta y aunque no se tenga contratada una tarifa de este tipo, la mayoría de los hogares ya consumen más de un 30% en este horario. Electrodomésticos como el frigorífico funcionan las 24 horas, por ejemplo.

Una familia media con un consumo de 3.500 kWh al año y 4,6 kW de potencia contratada, con una tarifa con discriminación horaria, puede ahorrar unos 237 Euros al año sin cambiar de hábitos, suponiendo un consumo en horas valle del 30%.

Si el uso de los electrodomésticos se produce en horas valle, el ahorro podría ser hasta del 40% en la factura de la luz.

¿Cómo ayuda Watiofy al consumidor? 
En Watiofy (www.watiofy.com) defienden que la mayoría de hogares podrían ahorrar mucho contratando una tarifa de discriminación horaria. Por eso, en esta época de confinamiento, animan a todos a probar su comparador para comprobarlo.

Su plataforma es completamente gratuita, y su uso no supone ningún compromiso. El usuario solo tiene que adjuntar su última factura de la luz o completar unos pocos datos para descubrir, en cuestión de segundos, cuánto puede ahorrar. Si una vez vistas las diversas ofertas de luz el consumidor desea cambiarse de tarifa, sus asesores energéticos acompañarán al usuario en todo el proceso.

A la hora de hacer efectivo el cambio de compañía, garantizan que el suministro no se interrumpirá en ningún momento: el usuario nunca se quedará sin luz. “Asesoramos y acompañamos al usuario en todo el proceso para que pueda tomar la decisión más inteligente y ventajosa sobre su consumo energético”, sostiene Arturo Cardenal, CEO de Watiofy.