El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha incorporado 109 profesionales -sanitarios y no sanitarios- a los centros sociosanitarios para reforzar la lucha contra el nuevo coronavirus. Este apoyo de personal supone una inversión de más de 600.000 euros durante dos meses, un período de contratación que podrá prolongarse en función de la evolución de la pandemia.

En las residencias del ERA se han incorporado 52 personas que se coordinarán con el personal que ya trabaja en los centros. Se trata de un médico, 44 enfermeras y 7 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería. Además, se ha nombrado provisionalmente a 19 supervisores de área de enfermería y a un jefe de sección facultativo como apoyo al ERA, con el fin de proteger a la población más vulnerable.

Por otra parte, el Sespa ha contratado a 44 personas: 6 médicos, 8 enfermeras, 26 técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, 2 celadores y 2 auxiliares administrativos para el Centro para Personas con Discapacidades Neurológicas de Langreo (Credine).

Asimismo, al Centro de Apoyo a la Integración Arco Iris se destinan 13 profesionales: 8 enfermeras  y 5 técnicos en cuidados.Este refuerzo de personal se enmarca dentro de la línea de colaboración que mantienen las consejerías de Salud y de Derechos Sociales y Bienestar ante la pandemia.