1.800 millones de euros. Esa es la cantidad que la Generalitat ha estimado de gasto sanitario derivado de la lucha contra el coronavirus, por lo que pide al Gobierno que flexibilice el margen de déficit y urge a los grupos parlamentarios a aprobar los presupuestos catalanes, que elevan el gasto en salud.

La portavoz del Gobierno catalán, Meritxell Budó, ha explicado que en las últimas horas ya se han transferido ochenta millones de euros del fondo de contingencia de la Generalitat al Servicio Catalán de Salud para hacer frente a inversiones de emergencia derivadas de la crisis sanitaria. Este fondo de contingencia, ha detallado, aún dispone de 82 millones más.

Para poder costear el resto de gasto estimado, ha asegurado, “es imprescindible que el gobierno de Cataluña apruebe el presupuesto de 2020”, que ha recordado que eleva el gasto en 3.000 millones de euros.

Budó ha subrayado que las nuevas cuentas ya destinan 900 millones al departamento de Salud, que pueden incrementar con las modificaciones que se introduzcan a posteriori al proyecto presupuestario, actualmente en trámite parlamentario.