La búsqueda activa de positivos y la atención a domicilio se están consolidando a nivel mundial como una de las estrategias más efectivas en la lucha contra la pandemia del Covid-19, de ahí que Povisa haya reforzado su servicio de Hospitalización a Domicilio –HADO–, compuesto actualmente por 7 equipos que han superado ya las 1.000 pruebas.

Integrados cada uno de ellos por una enfermera y una auxiliar, se desplazan a domicilios particulares de todo el área de influencia del hospital –Vigo, Cangas, Moaña, Baiona, Nigrán y Gondomar– e incluso de otros ayuntamientos. En el área del Morrazo y el Val Miñor, estos equipos de Povisa realizan las pruebas a todos los pacientes con sospecha de coronavirus, con independencia de cuál sea su hospital de referencia.

Además de los domicilios particulares, se están realizando también pruebas en residencias de mayores y de discapacitados, adonde acceden con sus equipos de protección individual. Las tomas, una vez realizadas, son enviadas al Meixoeiro para su análisis.