En el Día Mundial de la Salud, que se conmemora el 7 de abril, el presidente de la Fundación Economía y Salud, Alberto Giménez Artés, ha manifestado que “en esta celebración, en un ambiente duro por esta gran pandemia que está asolando prácticamente a todo la humanidad, es urgente salvar vidas, pero también hay que empezar a reflexionar sobre lo que hacemos, cómo lo hacemos y qué fallos tenemos”.

En sus declaraciones afirma que en el poco tiempo de que podamos disponer ante esta grave situación, hay que pensar en nuestro Sistema Nacional de Salud, pero no solo en cuanto a las circunstancias extraordinarias que existen hoy, sino también a las ordinarias. Comenta que “hay ineficiencias a mejorar y nuestro SNS está demasiado centrado en la fase aguda. Hacer las cosas con menos dinero puede permitir hacer más, crear más recursos, pagar mejor a nuestros profesionales. Con esos nuevos recursos generaremos más salud.”

También comentó que no basta con salvar la vida “es necesario procurar una calidad de vida alta para después de esa fase evitar dependencia  y hacer unas buenas rehabilitaciones”. “Hay que mejorar la salud y la calidad de vida”. “Hay que felicitar a los profesionales, y en los huecos que podamos tener, pensemos en mejorar.

Por último, el presidente dedicó un mensaje especial a nuestros mayores: “Cuando hablamos de salud, hay que hablar de calidad de vida y aparece otros sector que está en el mundo de la salud, aunque no esté en el mundo de la sanidad: las residencias de mayores”.  “Están haciendo un gran trabajo en estos momentos con unos medios muy precarios. Un enorme esfuerzo para evitar contagios”. “Las residencias juegan un gran papel en el SNS porque gracias al trabajo de sus profesionales se evitan desviaciones a los sistemas sanitarios porque pueden controlar mejor la salud de nuestros mayores. Son servicios sociales que pueden contribuir a mejorar la salud y calidad de vida de los españoles”.

Enlace al vídeo del presidente de la Fundación Economía y Salud con sus declaraciones: