En el último mes, se han producido más de 4.000 muertes en  residencias de mayores de Madrid que podrían estar relacionadas con el coronavirus. Así lo ha señalado este miércoles el vicepresidente regional y portavoz del Gobierno, Ignacio Aguado, en una comparecencia de prensa virtual pero con preguntas en directo que ha tenido lugar tras el Consejo de Gobierno.

Concretamente, el portavoz ha señalado que más de 4.750 personas han muerto en residencias del 8 de marzo al 8 de abril, y de ellas algo más de 4.250 posiblemente estaban relacionadas con el Covid-19. De ellas, 3.479 tenían síntomas de coronavirus aunque no se sometieron a un test para corroborarlo, y 781 sí eran contagiados confirmados por pruebas. Esto supondría multiplicar por cuatro el número de defunciones en estos centros durante un mes normal, que rondaría el millar de fallecidos. 

El vicepresidente ha recordado que esta población, la de los mayores, es la más vulnerable al Covid-19. Hay en las residencias en torno a 50.000 personas viviendo en ellas, ha informado. Hoy se ponen en marcha dos hoteles que han sido cedidos por el empresario Kike Sarasola, para trasladar allí a 90 residentes que están sanos, sin síntomas, y se van a mudar a hoteles para evitar su contagio.

Confinar a los asintomáticos

Otro asunto que ha abordado el portavoz regional es el de la lista de lugares que el Gobierno Central ha pedido a todas las comunidades, donde poder confinar a las personas asintomáticas. Aguado tiene muchas dudas sobre este asunto: «España no es China; no veo la forma de confinar a las personas asintomáticas, que podrían ser cientos de miles. ¿Dónde los metemos, en polideportivos?»… Más