Alzheimer Catalunya Fundaciócelebra que el gobierno haya incluido en las medidas de relajación del confinamiento las personas mayores de 65 años. Unas salidas que beneficiarán las personas con Alzheimer evitando que se aceleren alteraciones conductuales y de comportamiento debido al confinamiento. 

Con estas salidas se podrá «recuperar la normalidad de sus rutinas, pasear, hacer actividades de psicoestimulación que son tan necesarias y terapéuticas» tal como apunta el neurólogo Domènec Gil. De hecho, añade que, «estos beneficios en las capacidades mentales aportarán una mejora de las tareas cotidianas, en el estado de ánimo, reduciendo el nerviosismo y la ansiedad o incluso la agresividad, y en consecuencia una menor prescripción de fármacos para aliviar estos síntomas». El neurólogo recuerda que es muy importante recuperar la rutina y sus hábitos para el beneficio emocional como funcional. 

Más llamadas desde cuidadores por descompensación de síntomas 

Con la emergencia sanitaria el sistema asistencial ha quedado alterado por las visitas de seguimiento de personas con Alzheimer. Esto, ha tenido un efecto en los cuidadores principales que, ante una descompensación de la enfermedad han sido más prudentes a realizar consultas a los profesionales. Aunque no se ha recuperado la normalidad, en estos últimos días, ha habido un repunte de llamadas por parte de los cuidadores de hasta el 25% sobre la descompensación de síntomas que presentaban sus familiares. Algunos de los más habituales son trastornos de conducta como la agresividad, alucinaciones, ideas delirantes, o conductas intrusivas entre otros. 

Por eso, Gil alerta de que la red de atención médica deberá protocolizar la vuelta a la normalidad. Durante el estado de emergencia, se han alterado los servicios asistenciales generando una acumulación de nuevos casos para diagnosticar a los que se deberá añadir el seguimiento de personas diagnosticadas y el de aquellas que deberán presentado nuevas alteraciones clínicas.