Un grupo de jóvenes de Barcelona y Madrid, en colaboración con la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), han lanzado la campaña solidaria #aporelmillon; con el objetivo de recaudar un millón de euros para los 54 Bancos de Alimentos que hay en España, muy afectados por la crisis derivada de la epidemia de COVID-19. La idea surgió ante la realidad que están sufriendo estas entidades benéficas por tener que hacer frente a un aumento del 25% en la demanda, con una importante reducción de los ingresos que reciben de la industria alimentaria. Esta delicada situación, así como la reducción del número de voluntarios a causa del confinamiento, está generando graves dificultades a los Bancos de Alimentos para poder reponer sus almacenes y abastecer así a la creciente demanda.

Así, el objetivo de #aporelmillon es recaudar un millón de euros en donaciones para ayudar a FESBAL en su labor de adquisición y reparto de alimentos a todas las personas necesitadas, que son más de un millón de beneficiarios a nivel nacional, una cifra que puede llegar a doblarse a cierre de 2020 por la crisis actual. Las donaciones pueden realizarse a través de este enlace de la plataforma de crowdfunding iHelp, en la que no es necesario registrarse para realizar donaciones y permite obtener un certificado fiscal. iHelp es una fundación que proporciona una plataforma totalmente gratuita para que las ONGs creen sus retos de crowdfunding.

Con el objetivo de realizar el mayor crowdfunding solidario de España y movilizar a particulares, instituciones, empresas e influencers, la campaña #aporelmillon ha lanzado un challenge en Instagram para llegar al máximo número de donantes. Se trata de grabarse en vídeo mordiendo un limón, hacer la donación, y retar a tres personas para que participen también en la campaña solidaria. Para darle mayor difusión, los donantes pueden publicar sus vídeos en Instagram etiquetando a @fesbal_org y @juntosaporelmillon, además del hashtag con el que está difundiendo la campaña #aporelmillon.

¿Por qué un limón? Según los responsables de la campaña: “Morder el limón te produce una sensación desagradable, la misma que nos quedó a nosotros al ser conscientes de la magnitud del problema. Es una manera simbólica de demostrar que estás dispuesto a pasar un mal trago y colaborar con una donación para que esta crisis no deje sin comida a nadie”. Para más inri, ¡Limón y millón se escriben con las mismas letras!