Las mascarillas han pasado de ser casi unas completas desconocidas, a formar parte de nuestro día a día; justo en el día en el que comienza la etapa de desescalada en nuestro país, este elemento se ha convertido en imprescindible si queremos realizar las salidas ya permitidas de nuestro domicilio.

Es por ello, que en estos momentos la mayoría de nosotros nos encontramos buscando e intentando entender qué modelo es el mejor, o nos conviene más. Por eso desde Mifarma han querido facilitarnos toda la información para conocer todo acerca de: tipos, modo de uso, funciones de cada una de ellas, qué hacer y qué no hacer con cada una de ellas. 

¿Qué tipos de mascarillas existen?

“Podríamos hablar de tres tipos principales de mascarillas, las quirúrgicas, las mascarillas con filtro y, por último, las higiénicas. Es muy importante conocer qué las diferencia y para qué sirven cada una de ellas, y así poder elegir correctamente a la hora de adquirirlas.” ha indicado Reme Navarro, farmacéutica y cofundadora de Mifarma.

Mascarillas quirúrgicas

Es el tipo más común y conocido ya que se tratan de las que utilizan los profesionales sanitarios. Las mascarillas quirúrgicas, en el caso del coronavirus, ejercen como barrera para evitar la emisión o transmisión de gotas respiratorias que salen de nuestro organismo al hablar, toser o estornudar. Por lo tanto, las mascarillas quirúrgicas previenen la transmisión del virus desde una persona infectada a otra sana, pero no evita el contagio de una persona no infectada.

Este tipo de mascarillas no proporcionan un nivel fiable de protección frente al coronavirus. Sin embargo, deberíamos contar con ellas y tenerlas a mano ya que su uso está destinado a la población en general.

Mascarillas con filtro

Son las que mayor nivel de protección ofrecen a quien la lleva gracias al filtro que contiene de micropartículas; estas mascarillas además pueden tener una válvula que facilita la respiración y evita la condensación, las cuales se recomiendan para largos periodos de uso.

En función de su grado de protección, estas mascarillas se clasifican en tres tipos:

  • Mascarilla FFP1: Tienen una filtración mínima del 78% y un porcentaje de fuga hacia el interior de un 22%. Por lo tanto, no se recomiendan para uso médico. 
  • Mascarilla FFP2: Estas mascarillas protegen a la persona que la lleva puesta de la inhalación de partículas peligrosas. Las hay sin válvula y con válvula. Las mascarillas FFP2 con válvula no evitan contagiar a una persona pero sí evitan que nos contagiemos, y las mascarillas FFP2 sin válvula evitan contagiar y que nos contagiemos.  Las mascarillas FFP2 son recomendadas por el Ministerio de Sanidad para el personal sanitario, afectados o posibles afectados por coronavirus, personas en aislamiento o equipos en riesgo o contacto con el covid19. 
  • Mascarilla FFP3: Tienen una eficacia de filtración mínima del 98%. Deben reservarse para los profesionales sanitarios, personas infectadas por Covid19 o para aquellas personas involucradas en procedimientos médicos que generen aerosoles. Con estas mascarillas sin válvula, se evita contagiar y ser contagiado. Sin embargo, si llevan válvula no evitan contagiar a una persona pero sí evita el contagiarse. 

Por último desde Mifarma remarcan que la fiabilidad de las mascarillas higiénicas o hechas en casa depende en su mayoría de los materiales con los que estén fabricadas. No obstante, numerosos estudios demuestran que las mascarillas de tela protegen menos que las quirúrgicas y no son consideradas EPI.

¿Cómo debemos usar las mascarillas de forma correcta? 

Desde Mifarma se recomienda, basándose en las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, seguir el siguiente procedimiento a la hora de utilizar una mascarilla:

  1. Lavarse las manos con un gel desinfectante o agua y jabón antes de colocarse la mascarilla. 
  2. Coger la mascarilla por las cuerdas o gomas que van a las orejas. Es fundamental cubrir la boca y la nariz en todo momento.  
  3. Evitar manipular la mascarilla mientras se realiza la colocación, evitando tocarla demasiado, y que en el caso de hacerlo, sea posterior a un lavado de manos. 
  4. Si en algún caso la mascarilla llega a estar húmeda hay que evitar utilizar, es mejor cambiarla y no reutilizarla más. 
  5. Para quitarla, hay que comenzar por detrás (evitando tocar la parte delantera de la mascarilla). Sujetándola por las cuerdas o gomas, la macarilla tiene que desecharse en un recipiente cerrado, posteriormente proceder a lavar las manos con alcohol o agua y jabón. 

Llamamiento para suprimir el IVA de este producto esencial 

Tras adelantarse a la fecha impuesta por el Gobierno para regular el precio de las mascarillas, desde Mifarma reclaman la supresión del IVA de un producto tan necesario ante una emergencia sanitaria como esta. “Desde Mifarma hacemos un llamamiento a las instituciones públicas para que planteen la eliminación del IVA para los ciudadanos en los productos sanitarios de protección ante el COVID19. De este modo conseguiríamos reducir en un 21% en el precio y que así fuesen aún más accesibles para todos”, expone Reme Navarro.

Mifarma, desde que comenzó la alerta sanitaria, ha puesto en marcha cambios logísticos tanto en España como en Portugal con el objetivo de priorizar el envío de productos de primera necesidad. Así, a mediados de marzo deshabilitó parte de su catálogo para centrarse en las categorías de higiene y salud y los productos infantiles y garantizar su servicio esencial con los plazos de entrega habituales.