Ante los indeseables perjuicios que esta situación puede acarrear este presunto delito de suplantación de identidad o phishing, el Imserso recuerda que no juega ningún papel en la devolución de las citadas cantidades, proceso que se desarrolla entre las personas usuarias y las empresas adjudicatarias, pero sin que el Instituto intervenga en ningún momento, por lo que es del todo imposible que por parte de personal del Imserso haya existido ningún tipo de contacto con las personas usuarias. Seguir leyendo