Treinta y dos residencias de mayores o de personas con discapacidad han recibido ya “el alta” de Salud Pública después de acumular dos periodos de incubación (28 días) sin registrar ningún caso positivo en el centro. En estos momentos, quedan 69 centros residenciales en Aragón (que incluyen residencias de mayores, de discapacitados y otros centros de convivencia) donde existen casos positivos. Este es uno de los datos que esta mañana ha aportado la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, que ha ofrecido una rueda de prensa –acompañada del director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquín Santos, y el secretario general técnico del Departamento, José Antonio Jiménez- para analizar la situación de las residencias y dar a conocer las decisiones que sobre ellas se van tomando.

En este sentido, María Victoria Broto, ha dejado claro que “en las residencias de la Comunidad no ha comenzado la desescalada, podemos tomar decisiones que alivien el sufrimiento y la soledad del confinamiento; pero en ningún caso se adoptarán medidas precipitadas. La situación sigue siendo muy delicada y seguimos muy centrados en el objetivo principal que nos ha guiado desde que comenzó la pandemia: salvar vidas”. Sobre esta situación, el gerente del IASS ha aportado los últimos datos disponibles –remitidos por Salud Pública- que indican que el número de personas contagiadas en los centros residenciales de Aragón es de 2.133 personas, y que hasta la fecha se han recuperado 787. Desde que se declaró la pandemia en Aragón, han fallecido 634 personas en centros residenciales y actualmente hay 244 hospitalizadas. “La tendencia –ha indicado Santos- se está estabilizando, pero lo cierto es que no termina de bajar: sigue habiendo fallecidos y sigue habiendo contagios, lo que nos obliga a ser muy prudentes”. Respecto a los datos globales de las residencias, Santos ha recordado que de los clusters que se han contabilizado desde el principio -123-; 65 de ellos han tenido más de tres casos positivos y el resto ha estado por debajo de esta cifra.

Alfambra se cierra el 15 de mayo

Dentro de la recuperación de residentes y de la estabilización de las residencias, en Aragón ha sido clave la puesta en marcha de los centros Covid-19, por los cuales han pasado ya 455 personas. El secretario general técnico del Departamento ha detallado que en ellos se han dado –hasta la fecha- 237 altas y que, actualmente se recuperan 121 personas. Jiménez ha reiterado que la intención es mantenerlos operativos durante todo el año, para asegurar una atención a la población en caso de que sea necesario, si bien todos no van a ser imprescindibles y está previsto cerrar el de Alfambra (Teruel) el próximo 15 de mayo. “En este centro quedan actualmente cuatro personas y la provincia está perfectamente cubierta”, ha indicado Jiménez.

El secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón ha analizado la situación de las ocho residencias intervenidas en Aragón a raíz de la pandemia –donde se han reforzado plantillas con el apoyo de 41 profesionales del IASS, entre otras- y anunciado que, si la situación evoluciona como es previsible, este mismo mes cesaría la intervención y los centros volverán a estar bajo la dirección de sus gestores habituales. “La idea siempre ha sido ayudar en una situación complicada para poder encauzar la situación, cuando este objetivo se ha cumplido, los centros deben volver a sus directores y responsables”, ha indicado. En este sentido, la consejera ha subrayado “que la clave del éxito de estas intervenciones ha sido el trabajo conjunto y coordinado con las Administraciones, empresas o fundaciones implicadas en su gestión porque todos teníamos muy claro el objetivo: encauzar una situación muy difícil y atender a los residentes y sus familias de la forma que merecen”.

Jiménez ha pormenorizado las actuaciones, contratación de personal, derivaciones y la situación actual de cada uno de estos centros desde la fecha de su intervención. En el caso de la residencia Los Olivos, que fue intervenida el 1 de abril, el Departamento estudia ya cesar la intervención al estar a punto de cumplirse los dos periodos de incubación sin nuevos positivos. A este centro, en concreto, el Gobierno de Aragón ha aportado el apoyo de 11 profesiones, entre los que figuran la directora, así como siete gerocultores, entre otros. Otro centro sobre el que se está pendiente de cumplir el periodo de cuarenta es Vera de Moncayo, que fue intervenido por la comarca a instancias del Departamento el 2 de abril. Aquí, el IASS ha aportado a siete gerocultores y dos profesionales de limpieza.

Entre las intervenciones llevadas a cabo al comienzo de la pandemia, figuran también la del Asilo de San José y la de la residencia de Épila (en ambas la intervención se llevó cabo el 1 de abril). En el primer caso, el centro no tiene a ningún residente ya derivado a centro Covid. Aquí, el Gobierno de Aragón ha aportado a 20 profesionales y la fundación titular ha contratado un servicio de catering. También en Épila, donde se ha reforzado la plantilla con cuatro profesionales aportados por el IASS, se ha contrato cátering, limpieza y desinfección por parte el Ayuntamiento de la localidad.

La residencia de Mallén, el proceso de intervención que empezó el 13 de abril está también en proceso de finalización, a la espera de que se cumplan los dos periodos de cuarentena, aquí el IASS ha aportado a tres profesionales y el patronato, a 10. En Illueca, intervenida el 16 de abril por la comarca a instancias del Departamento, se ha reforzado la plantilla, con diez profesionales aportados por la fundación y dos por el IASS. También aquí la fundación contrató un servicio de cátering. Respecto a La Merced (Casa Amparo de Huesca) y el Portillo (Zaragoza), los últimos en ser intervenidos hace dos semanas, también se han realizado, en total, cuatro contrataciones.

Podólogo en las residencias

Los máximos responsables del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales han explicado que se está trabajando en la organización de la prestación de los servicios del Departamento, así como en la coordinación con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para el cobro de la Renta Mínima Vital. Esta misma semana, ha recordado el gerente del IASS, algunas familias han podido entrar en las residencias a despedir a sus seres queridos y el próximo lunes 11 comenzarán a admitirse nuevos ingresos en los centros residenciales, bajo medidas muy estrictas. “En al menos seis centros se está preparando ya la llegada de nuevos residentes”, ha explicado Joaquín Santos. El gerente del IASS ha anunciado también que está previsto que entren en las residencias podólogos para atender a los mayores, siempre bajo recomendación médica.

La consejera María Victoria Broto ha explicado que, aunque es prematuro hablar de desescalada en las residencias, sí se está trabajando en detectar las necesidades de las diferentes entidades de Servicios Sociales en Aragón, así como en la organización de la puesta en servicio de las prestaciones del Departamento.