El colectivo de enfermería ha sido y sigue siendo clave en la lucha contra la pandemia por COVID-19. Ellos no solo han estado cada día al lado de los pacientes ingresados atendiéndolos por esta enfermedad, sino también dándoles la mano y escuchándolos. Pero, en MD Anderson Cancer Center Madrid, además de con el COVID-19, los profesionales de enfermería han tenido que continuar cuidando y atendiendo a los pacientes oncológicos tanto del propio centro como de otros hospitales de la Comunidad de Madrid.

Cuando los pacientes ingresan en la unidad, llegan muy asustados; aunque todos ellos han tenido que afrontar momentos difíciles anteriormente por su diagnóstico de cáncer, esta situación desconocida, unida a la separación forzosa de su familia, aumenta su sensación de vulnerabilidad y de falta de control”, explica Mamen Gil, supervisora de la planta COVID-19 de MD Anderson Madrid.

En el centro, con el objetivo de aumentar al máximo la seguridad de los pacientes oncológicos ingresados, y ante la posibilidad de detectar algún positivo, se habilitó enseguida esta planta COVID-19, equipada con 22 camas y todas las medidas de aislamiento necesarias. La planta llegó a albergar 20 pacientes positivos por COVID-19 a los que el equipo de enfermería no solo atendió, sino que trató de la forma más humana posible.

Escribimos nuestros nombres en los buzos y en las batas para que los pacientes pudieran reconocernos y nos esforzamos más que nunca en atender sus necesidades anímicas”, explica Gil, que destaca también el trabajo de Cristina Miguel, enfermera de MD Anderson Madrid, para hacer realidad la colaboración del centro con la iniciativa “Acortando distancias”. Gracias a este acuerdo, los pacientes pudieron disponer de teléfonos móviles y tabletas desde el principio para hablar con sus familiares, lo cual “se convirtió en el momento más emotivo del día no solo para ellos, sino también para nosotras”, señala Gil. “Han sido momentos muy duros, donde la parte profesional de nuestro trabajo ha estado a la par con la parte humanizadora de los cuidados de enfermería”, explica.

MD Anderson Madrid atendió un número importante de cirugías oncológicas

Al otro lado de la planta COVID-19, la actividad de MD Anderson Madrid no solo se mantuvo, sino que aumentó, ya que la Comunidad de Madrid valoró positivamente las eficaces medidas de protección y aislamiento puestas en marcha desde el principio y su amplia experiencia en cirugía oncológica, derivando un número importante de estas intervenciones no demorables de otros hospitales de la comunidad. 

Estamos recibiendo pacientes que requieren intervenciones quirúrgicas oncológicas urgentes de otros hospitales, tenemos los quirófanos funcionando al 100% y, por eso, desde el equipo de enfermería entendimos desde el principio que teníamos que hacer lo posible por ayudar, señala Carmen Vázquez, directora del área de enfermería de MD Anderson Madrid. “Todo fueron facilidades para organizar turnos y planillas, con las dificultades añadidas de las bajas del personal y el aumento de número de camas”, explica.

Además, el equipo liderado por Vázquez ha jugado un papel clave en esta crisis sanitaria, ya que han colaborado tanto en la elaboración de protocolos para el hospital junto a profesionales de otras especialidades como en el diseño de la cartelería necesaria para que todos los profesionales supieran cómo actuar en cada caso. Asimismo, ofrecieron formación a otros profesionales del centro en la colocación de los equipos de protección individual (EPIs).

Aunque parezca fácil, hay que seguir unas reglas a la hora de colocarlo y existen también unas normas muy estrictas en la retirada, que es el momento más crítico y el de mayor riesgo de contagio”, asegura Vázquez, que insiste en que “no hubiera sido posible afrontar la pandemia sin la colaboración y el esfuerzo del equipo de enfermería”. 

Tal y como explica esta experta, “los profesionales de enfermería han estado en primera línea, fundamentalmente cuidando a los pacientes y dedicando muchas horas a la atención a pie de cama”, una parte fundamental en la recuperación de los pacientes afectados por COVID-19. “Estamos muy orgullosos del equipo de enfermería y, en general, de todos los trabajadores del hospital, ya que se está trabajando muy duro y ofreciendo, como siempre, la mejor atención profesional y humana”, concluye.