Uno de cada tres pacientes agudos de COVID-19 puede presentar disfagia orofaríngea como consecuencia de la intubación o la utilización de sistemas de respiración asistida, por las complicaciones de una neumonía o insuficiencia respiratoria o en pacientes ancianos que presentan una fragilización acelerada causada por la enfermedad. Así lo indica una guía básica para evaluar y tratar la disfagia orofaríngea (DO) en pacientes con infección o posible infección de COVID-19 elaborada por el Hospital de Mataró (Barcelona) y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd) del Instituto de Salud Carlos III.

La disfagia orofaríngea es un trastorno de la deglución que puede conllevar diversas complicaciones como una neumonía aspirativa, mayor riesgo de infecciones respiratorias, deshidratación o malnutrición. 

El informe señala los tres tipos de pacientes que pueden verse afectados por este trastorno a raíz de padecer COVID-19. Se trata de aquellas personas que se encuentran o se han encontrado ingresados en unidades de cuidados intensivos (UCI) con disfagia orofaríngea asociada a la utilización de ventilación mecánica o intubación, así como por haber recibido una traqueotomía o alimentación mediante tubos nasogástricos. También se incluyen pacientes con insuficiencia o infecciones respiratorias o neumonías donde es necesario la ventilación mecánica no invasiva de altas cantidades de oxígeno y, por último, pacientes que han superado la fase aguda del virus y han abandonado el hospital.

Riesgo de malnutrición por disfagia orofaríngea

La guía también recomienda analizar el estado nutricional del paciente, para prevenir una posible malnutrición. Los especialistas han comprobado que tras 48 horas de ingreso en la UCI aumenta el riesgo de malnutrición, por lo que sugieren la incorporación de dietistas y nutricionistas para evaluar el estado del paciente y proporcionar una terapia nutricional individualizada. 

El informe indica que durante la pandemia de COVID-19 se recomienda emplear estrategias compensatorias siguiendo el procedimiento de intervención masiva mínima en caso de aparición de disfagia orofaríngea. Con respecto al paciente, este debe encontrarse en estado consciente, en situación respiratoria estable y con un cociente presión arterial de oxígeno/fracción inspiratoria de oxígeno (PaO2/FiO2) óptimo. En caso necesario de exploración, esta se debe realizar empleando el método de exploración clínica volumen/viscosidad, que orienta de forma segura y eficaz sobre la viscosidad y el volumen del bolo óptimo que cada paciente puede deglutir si sufre o tiene riesgo de presentar DO. Para ello, es preciso retirar las mascarillas o máscaras de oxígeno, y emplear cánulas nasales para la terapia de oxígeno, siempre utilizando un oxímetro de pulso para monitorizar las constantes vitales del paciente durante la prueba. 

La guía también recoge algunos consejos a seguir durante las comidas. Se recomienda una postura erguida y, si la situación clínica lo permite, se pueden retirar las mascarillas, máscaras de oxígeno y colocar cánulas nasales. 

Conviene facilitar la hidratación utilizando líquidos con una óptima viscosidad, y también puede ser necesario modificar la textura de los alimentos y aumentar su contenido nutricional para adaptarlos a las necesidades de cada paciente, tanto para favorecer su deglución como para aumentar el aporte calórico, proteico y su palatabilidad, para de esta forma suplir las posibles necesidades que se hayan visto aumentadas tras la enfermedad o ingreso hospitalario.

Se debe promover la alimentación autónoma y, en caso de que no sea posible, el personal debe llevar equipos de protección individual y pantallas protectoras transparentes entre él y el paciente a la hora de aproximarse para ayudar en la toma de alimentos. En el caso de las traqueotomías, sin embargo, el estudio indica que estos pacientes no deben ser alimentados oralmente. 

Suplementación nutricional para una alimentación segura y eficaz

Algunos suplementos nutricionales permiten a los pacientes con trastornos de deglución o disfagia una alimentación e hidratación más segura y eficaz, evitando o disminuyendo el riesgo de broncoaspiración, desnutrición y deshidratación.

La línea de nutrición enteral para adultos de Laboratorios Ordesa FontActiv cuenta con dos módulos  espesantes: FontActiv Espesante, a base de almidón modificado y FontActiv Espesante claro, a base de goma xantana, una de las últimas novedades de la marca.

Ambos módulos son espesantes instantáneos en polvo que se pueden aplicar en alimentos líquidos, semisólidos, sólidos o en suplementos nutricionales, para permitir una alimentación e hidratación de forma más segura, reduciendo el riesgo de broncoaspiración.

FontActiv Espesante Claro mantiene la transparencia de los líquidos, por eso es ideal para espesar agua, zumos o leche. Además, ayuda al cumplimiento de los requerimientos nutricionales por parte del paciente al mantener el aspecto atractivo de la comida, el color, el olor y el sabor. Y presenta la ventaja de ser resistente a la amilasa, por lo que mantiene su consistencia en contacto con la saliva. Permite una fácil dosificación: 1 cucharada pequeña por nivel de espesor deseado. No contiene azúcares añadidos, ni edulcorantes, y es apto para personas con intolerancias ya que no incorpora gluten, ni lactosa.

A base de almidón de maíz modificado que no altera el sabor de las comidas, FontActiv espesanteno contiene gluten, lactosa, edulcorantes, ni azúcares añadidos, y una vez preparado se mantiene estable durante largo tiempo. 

Ambos módulos espesantes se presentan en dos formatos financiables por el Sistema Nacional de Salud: de 1 y 6 cómodos botes de 250 g. 

Cuando se produzca riesgo de malnutrición o las necesidades proteicas estén aumentadas puede ser conveniente la utilización de módulos nutricionales que aporten el extra de proteínas necesarias para la recuperación del paciente. FontActiv Protein es un módulo de proteína entera con 100% proteína de suero lácteo. Las proteínas del suero presentan un alto valor biológico debido a su concentración de aminoácidos esenciales ramificados (leucina, isoleucina, valina). Su rápida absorción y digestibilidad promueven una síntesis proteica a nivel muscular eficiente, lo que contribuye a un menor riesgo de aparición de desnutrición proteica.

FontActiv Protein aporta 11,5 g de proteínas por cada ración (1 cucharada pequeña contiene 2,9 g de proteínas). Gracias a su excelente capacidad emulsificante, sabor neutro y estabilidad, se disuelve fácilmente en alimentos y bebidas, fríos o calientes, sin modificar su sabor.  Además, no contiene gluten, ni lactosa. Su formato en polvo se puede disolver fácilmente y se presenta en un formato de 330 gramos o en sobres individuales.