Virginia Carcedo, secretaria general de Inserta Empleo, entidad de Fundación ONCE, ha apostado por una nueva normalidad laboral más inclusiva con las personas con discapacidad tras la crisis del Covid-19. En su opinión, este hecho tendrá mucho que ver con la implantación del teletrabajo, una modalidad que favorece su inclusión en el mercado de trabajo.

Carcedo ha hecho estas declaraciones durante la presentación en un webinar, organizado por DCH, Organización Internacional de Directivos de Capital Humano, del `Estudio sobre Gestión de la diversidad: Análisis de la Discapacidad en el tejido empresarial´,realizado por Inserta Empleo en colaboración con DCH, en el que también han intervenido Salvador Lorenzo; gerente de Diversidad de Repsol, Itxaso Larrañaga; directora de Personas y RSC de Seur y Ricard Casas, director general de Personas y Cultura de ISS Iberia.

Para la secretaria general de Inserta, “la crisis de Covid-19 se está llevando por delante millones de empleos y negocios y se prevé que una vez que, una vez que consigamos superar la pandemia, tendremos que enfrentarnos a un mercado laboral roto en el que, según los expertos va a producirse un fortalecimiento del universo On line”. 

Por ello, -ha añadido- “se prevé un aumento en la demanda de ingenieros, especialistas en robótica, ciberseguridad y blockchain, así coma de programadores y expertos en marketing digital, pero independientemente del sector en el que se trabaje, será necesario formar a las empresas en las denominadas soft skills, es decir en la capacidad de adaptación en equipo y creatividad”.

En este sentido, Carcedo ha añadido que “una de las grandes lecciones que nos dejará la crisis es que muchas personas con discapacidad pueden trabajar de forma remota gracias a la tecnología existente. El teletrabajo ofrece grandes promesas, además de eficiencia, mayor flexibilidad a aquellas personas con compromisos familiares que les impiden trabajar a jornada completa con horarios laborales definidos. También permite derribar barreras estructurales que dificultan a las personas con discapacidad acceder a un empleo”.

Asimismo, ha asegurado que la nueva situación ofrecerá nuevas oportunidades a todos y para ello “es necesario que seamos empáticos, proactivos e innovadores”.

Análisis del tejido empresarial

El estudio ha contado con la participación de 122 directivos de RRHH miembros de DCH y pertenecientes a las principales empresas españolas. Cerca el 70 por ciento de ellos afirma disponer de políticas específicas de incorporación de personas con discapacidad a sus equipos. Un resultado que tal y como ha explicado Virginia Carcedo, “evidencia el interés de las compañías por contar con la diversidad que aportan las personas con discapacidad a los equipos de trabajo”.

Asimismo, la mayoría de los encuestados afirma contar ya con personas con discapacidad en su plantilla, y hasta un 90,4 por ciento dice haberlo hecho durante los tres últimos años.

En cuanto a las áreas de las compañías en las que más trabajan las personas con discapacidad, figuran las de Operaciones con un porcentaje del 40,5 por ciento, así como la de Recursos Humanos, con un 16 por ciento. Por el contrario, en las que menos están es en Dirección y Marketing.

Fuentes de selección de personas con discapacidad

 El estudio refleja que existe una amplia dispersión en cuanto a los medios a los que recurren las empresas para seleccionar a personas con discapacidad, aunque en línea general se presentan como mayoritarios aquellos que no están especializados en estas personas. No obstante, de las entidades especializadas en la intermediación laboral de personas con discapacidad, Inserta Empleo es una de las principales fuentes de reclutamiento.

La participación de personas con discapacidad en distintas acciones como la formación o los planes de desarrollo individuales es intensa. Incluso, el 67 por ciento de las compañías que forman parte del estudio cuenta con planes específicos de incorporación de la diversidad y el talento que aporta la discapacidad.

Las empresas se preocupan especialmente por los temas de accesibilidad y es la adaptación de los puestos e infraestructuras la política de vinculación por la que más apuestan.

Los encuestados afirman que la conciliación entre la vida personal y familiar es la razón más importante para cambiar de empresa, el segundo la falta de accesibilidad y el tercero la relación con los superiores.

Inserta es la entidad de Fundación ONCE especializada en la prestación de servicios gratuitos de intermediación laboral, captación y desarrollo de talento con discapacidad y gestión del empleo, con el objetivo de lograr su inclusión laboral. Además, ofrece a los emprendedores con discapacidad formación y asistencia técnica para elaborar su plan de negocio. Para poder acceder a su bolsa de empleo es necesario tener una discapacidad certificada superior al 33% y estar en situación de desempleo.