La desescalada que está sucediendo al confinamiento está suponiendo un cambio constante en nuestro ritmo de vida. Cada poco tiempo estamos adaptando nuestras actividades y rutinas a esta nueva realidad, y hay personas a quienes se nos está resistiendo encontrar o mantener el bienestar físico y mental en este contexto de cambios.

Una alimentación que incluya minerales como el magnesio puede ser de utilidad para superar este periodo de incertidumbre al ayudarnos a mantener nuestra energía durante el día para realizar distintas actividades físicas y mentales, lo que nos puede proporcionar bienestar tanto en nuestro cuerpo como en nuestra mente. Unos buenos niveles de este mineral esencial favorecerán los procesos de generación de energía, mientras que una baja cantidad de magnesio puede propiciar la sensación de cansancio y fatiga. Además, este mineral favorece la relajación muscular, evitando calambres y contracturas, y regula la absorción de calcio, ayudando a prevenir la osteoporosis y la fragilidad ósea.

Aquilea, marca especializada en productos naturales de Uriach, nos da una serie de consejos e ideas para mantenernos positivos y cuidar de nuestro cuerpo y mente durante la desescalada.

1. Practica ejercicio físicoEl teletrabajo o tener que cuidar de la familia no pueden ser excusa para abandonar las actividades físicas durante este periodo, ya que practicar ejercicio diario nos libera del estrés y de la ansiedad, nos mantiene en forma, aumenta nuestro flujo sanguíneo, libera serotonina, conocida como la hormona de la felicidad, y fortalece nuestros huesos.

Ahora que podemos salir a la calle, algunas opciones para mantenernos activos son dar paseos o correr, practicar yoga o pilates, o realizar ejercicios de estiramientos. En caso de que prefiramos realizar deporte en casa, seguir uno de los muchos canales de fitness que se encuentran disponibles en televisión, Instagram o Youtube pueden ser buenas opciones para cuidar de nuestro bienestar.  

2. Sigue una alimentación saludableLlevar una dieta saludable que contenga todos los nutrientes esenciales es básico si queremos mantener un cuerpo sano y un óptimo bienestar físico y mental. Para ello, debemos priorizar la alimentación de frutas y verduras, hortalizas y legumbres y consumir productos ricos en Vitamina D como pescado azul, huevos y lácteos. Tampoco debemos olvidar las carnes blancas y los hidratos de carbono de absorción lenta y ricos en fibra como la pasta, el arroz y las patatas, y debemos limitar el consumo de alimentos compuestos por grasas saturadas y altos niveles de azúcar como bollería industrial o refrescos azucarados.

Además, para lograr la cantidad diaria recomendada de magnesio que nuestro cuerpo necesita, podemos consumir alimentos como chocolate negro con una concentración superior al 70% de cacao, frutos secos o verduras de hoja verde como las espinacas.

3. Ocupa tu mente
Para encontrar este bienestar mental, es importante realizar actividades que estimulen nuestra mente como practicar la lectura, desarrollar actividades artísticas como pintar, hornear pan o aprender a tejer o poner en marcha proyectos personales como recolocar tus fotografías o reorganizar tu casa o tus armarios. De igual forma, salir a pasear también te ayudará a encontrar la estabilidad. Para organizarte, puedes escribir una lista cada mañana con diez actividades que te gustaría hacer, o establecer un horario para las tareas que tenemos que realizar.

No olvides mantener el contacto con tus familiares y amigos respetando las medidas preventivas. Las videollamadas o las redes sociales son también una buena forma de distraer la mente y desconectar de los problemas que te preocupan.

4. Evita el estrés
Del mismo modo que nuestra mente necesita estar activa, es importante no agobiarnos, ya que caer en el estrés no beneficiará a nuestro bienestar físico, ni mental. Para lograrlo, es recomendable encontrar momentos de desconexión en los que dejar a un lado la sobreinformación, las noticias negativas y la incertidumbre del momento.

Actividades en las que nos limitemos a escuchar los pájaros o hacer ejercicios de respiración pueden ser una buena solución para evitar la ansiedad. En este sentido, la técnica de respiración 7-4-5 te puede ayudar: inspira durante 7 segundos, expira en 4 segundos y repítelo durante 5 minutos para calmar tu cuerpo y tu mente.

5. Date pequeños caprichos
Escuchar una canción que te gusta, disfrutar de los rayos del sol que entran por tu ventana o recibes durante tus paseos o comer aquel alimento que te encanta son algunos pequeños placeres que puedes hacer y harán que te sientas bien.

Por su parte, el deporte, el yoga o recibir un masaje facilitan el metabolismo de la serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo para favorecer tu bienestar físico y mental, y cuya deficiencia puede ocasionar estrés y mal humor.

Aquilea Magnesio, una ayuda para el bienestar de cuerpo y menteLa puesta en práctica de estos consejos te ayudará a mantenerte tu mente positiva y a cuidar de tu cuerpo durante el estado de alarma. Sin embargo, aunque el aporte de magnesio a través de la dieta sería lo ideal, una mala alimentación, nuestro acelerado ritmo de vida o una deficiente facilidad para absorber o asimilar este nutriente en el organismo puede hacer que sea necesario recurrir en ciertos momentos a alguna ayuda extra.
Aquilea Magnesio es un complemento alimenticio que aporta en un solo comprimido efervescente al día el 100% de la cantidad diaria recomendada de magnesio que necesita nuestro cuerpo para ayudarnos a estar en plena forma.  Su consumo nos ayuda a tener más energía durante el día para realizar actividad física y mental, y a relajarnos físicamente, relajando los músculos y así evitando calambres, pero también relajando nuestra mente. Con un agradable sabor a limón, Aquilea Magnesio es apto para celíacos y diabéticos, no contiene lactosa, ni azúcar añadido. Su consumo está recomendado a partir de los 12 años. 

Se recomienda tomar un comprimido al día para ayudar a conservar los niveles de energía y mantener huesos y músculos en forma. Se aconseja su consumo junto al desayuno si se toma por falta de energía y vitalidad, y antes de dormir si el motivo son los calambres o espasmos musculares nocturnos porque el magnesio contribuye a relajar la musculatura y a evitarlos. Sus primeros efectos se perciben a los 2-3 días de tomarlo.