El proceso de desescalada, iniciado el pasado 4 de mayo, y que consta de cuatro fases, correlativas todas al avance y mejora de los indicadores de evolución de Covid19, ha permitido a DomusVi avanzar en su programa de transición hacia una nueva normalidad, siguiendo las pautas y directrices del Gobierno central y las administraciones autonómicas.

La desescalada en las residencias será gradual en tiempo y forma, y responderá paulatinamente a las distintas fases de desactivación del Estado de Alarma establecido por el Ejecutivo y aprobado por el Parlamento de la Nación.

Con carácter general, la Dirección Técnica Asistencial de DomusVi ha desarrollado para todas sus residencias un protocolo que fija dos escenarios de transición, supeditados ambos a la situación epidemiológica de los centros.

Por lo que se refiere a las visitas de familiares, está previsto inicialmente que éstos puedan acudir a los centros a partir del 8 de junio, tal como está estipulado en el programa de desescalada del Gobierno central. Con una salvedad, las Islas Baleares, donde el Gobierno autonómico ya ha autorizado las visitas en aquellas residencias que se hallan libres de coronavirus.

La desescalada asistencial en los centros DomusVi estará, inicialmente, pautada según el programa establecido por su Dirección Técnica Asistencial:

Centros libres de coronavirus o centros con menos de un 5% de casos positivos: 

Los residentes de estos centros pueden salir al jardín, al patio y a las terrazas, y reunirse en grupos de cinco personas (como máximo), siempre manteniendo la distancia de seguridad. 

Además, pueden acudir al comedor por turnos y sentarse de dos en dos en las mesas, siempre en diagonal y cuando los dos residentes convivan en la misma habitación.

También pueden realizar algunas actividades terapéuticas en sala: de nuevo, en grupos de cinco residentes (como máximo) y sin intercambio de material. 

En todos los casos, es obligatorio el lavado de manos antes y después de cada actividad. 

Centros con más de un 5% de casos con coronavirus

Están sujetos a medidas específicas en función del estado de los residentes.

Aquellos que no se han contagiado pueden seguir las mismas rutinas que los residentes de los centros libres de coronavirus. 

Los asintomáticos, o quienes presenten anticuerpos, pueden transitar por los pasillos y permanecer en los salones de uno en uno y siempre con mascarilla quirúrgica. 

Por lo que se refiere a los positivos, deben permanecer en sus habitaciones y ser atendidos en ellas.

El primer y segundo grupo de residentes pueden acudir al comedor durante el almuerzo o durante la cena, pero los mayores sólo pueden sentarse de uno en uno en las mesas. 

Estos centros están sectorializados y se mantiene el aislamiento en las habitaciones, lo que significa que las salidas al exterior están programadas y controladas.

Para todos los residentes, la Dirección Técnica Asistencial de la compañía, consciente del deterioro físico y mental que lleva consigo la inactividad en las personas, y más aún en las personas de mayor edad, ya elaboró en el mes de marzo una guía de actividades y recursos para poder llevar a cabo en los centros residenciales durante el período de confinamiento en las habitaciones. Ahora, además, se añaden otro tipo de actividades que implican una mayor deambulación, ejercicios más físicos, fisioterapia en grupos reducidos, paseos, etc. con el fin de preservar el bienestar físico y emocional de los residentes.