El mantenimiento del servicio de hospitalización a domicilio (HaD) del Parque Sanitario Pere Virgilio durante la pandemia ha evitado los reingresos a hospital de agudos de todos los pacientes geriátricos atendidos. Se trata de personas en situación de vulnerabilidad que han podido recibir tratamiento integral en casa suya, sin tener que estar aislados de su familia y reduciendo el riesgo de contagio que supondría la visita en un centro sanitario.

De hecho, el Parque Sanitario Pere Virgilio ha sido el único centro sanitario en Barcelona que ha mantenido activo el servicio de rehabilitación que ofrece la HaD, también durante el pico de la crisis sanitaria, cuando todos los servicios de rehabilitación permanecieron cerrados.

Rehabilitación indispensable los tres primeros meses

Los datos recogidos durante los dos meses posteriores al inicio de la pandemia muestran que buena parte de los pacientes atendidos al servicio de hospitalización a domicilio del Parque tienen un perfil rehabilitador, entre los cuales destacan los casos de ictus. “El hecho de apostar para mantener el servicio de rehabilitación ha estado crucial para esta tipología de pacientes, para los cuales el tratamiento rehabilitador los tres primeros meses es esencial para poder recuperar sus funciones”, explica el doctor Marco Inzitari, director de Atención Intermedia, Investigación y Docencia del Parc Sanitari Pere Virgili.

Estos pacientes han recibido tratamiento fisioterapéutico y terapia ocupacional, a fin de optimizar el funcionamiento físico y cognitivo para reducir la discapacidad. “La fisioterapia tiene que ser inmediatadespués de sufrir un ictus, puesto que se centra en los problemas físicos derivados del accidente cerebrovascular, como la alteración de la deambulación, y la pérdida de fuerza y de equilibrio”, afirma la doctora Cristina Arnal, médica geriatra del servicio de HaD del Parque Sanitario Pere Virgilio. “Por su parte, la terapia ocupacional ayuda la persona a poder desarrollar de manera autónoma las actividades básicas de la vida diaria, como comer o vestirse”.

Según los datos obtenidos desde mediados de marzo hasta principios de mayo, la evolución de todos los pacientes con ictus tratados al servicio de hospitalización a domicilio del Parque Sanitario Pere Virgilio es muy favorable.

Cuatro veces más derivaciones desde atención primaria  

Así mismo, durante este tiempo se han multiplicado por cuatro las derivaciones desde la atención primaria al HaD, si se compara con el mismo periodo del año pasado. Según el Dr. Inzitari, este aumento de los ingresos está claramente relacionado con la situación de pandemia: riesgo de infección para ingresar en un hospital de agudos o en un centro socio sanitario, miedo de los pacientes al contagio y cierre de los servicios de rehabilitación.

Para poder seguir prestando servicio durante la crisis sanitaria, los profesionales que forman parte del servicio de hospitalización a domicilio han reforzado las medidas de higiene en base al protocolo establecido en el Parc Sanitari Pere Virgili. “Todas las visitas se realizan con mascareta quirúrgica y guantes, higiene de manso antes y después de tratar el paciente, desplazamiento a los domicilios en coche y, en el caso de pacientes con fiebre, clínica respiratoria, alta reciente de hospital de agudos o institucionalizados a residencia, con Equipos de Protección Individual y otras medidas de protección”, indica el director asistencial del Centro.