El Gobierno ha establecido ya el uso obligatorio de la mascarilla para todas las personas mayores de seis años, salvo aquellos cuyo uso de mascarilla esté contraindicado por causas de peso como la salud o la discapacidad. Esta orden, publicada en el BOE, entró en vigor el jueves 21 de mayo y hace obligatorio el uso de la mascarilla en sitios públicos cerrados, en la vía pública y sobre todo, siempre que no sea posible el distanciamiento de al menos dos metros

Mascarillas

Si bien ahora mismo las personas tienen más acceso a mascarillas de protección, hay muchas que han preferido utilizar mascarillas reutilizables por causas económicas o ecológicas. En cualquier caso, es necesario desinfectarlas tras su uso. Limpieza Pulido, una empresa profesional en la limpieza y desinfección de muchos tipos de elementos, aconseja que tras la desinfección, descontaminación o re-esterilización de cualquier tipo de mascarilla hay que evaluar que todas las propiedades de la misma se han mantenido. Es decir, la capacidad de filtrado, de ajuste y de reducir la exposición a partículas en el aire.

Es muy importante que las mascarillas no estén rotas o estropeadas además de estar limpias, ya que de lo contrario no realizarán su función, que es disminuir la carga bacteriana. La re-esterilización se puede realizar de muchas maneras: con peróxido de hidrógeno, la re-esterilización mediante calor seco a 70ºC, con irradiación germicida ultravioleta, con plasma de gas peróxido de hidrógeno, con vapor a una temperatura de 121ºC, con etanol o con gas ozono. No obstante, Limpieza Pulido entiende que la mayoría de las personas que necesitarán desinfectar las mascarillas para su reutilización son personas que quizás no tienen acceso a esos métodos de esterilización.

Antes de comenzar con la desinfección casera de las mascarillas reutilizables, hay que recordar algunas pautas de uso que ha marcado el Departamento de Salud Pública de California: la mascarilla debe cubrir la boca y la nariz y tras su uso hay que colocarlo en el cesto de la ropa sucia. No obstante, Limpieza Pulido prefiere recomendar la desinfección de la mascarilla de forma independiente para no contaminar las demás prendas y la lavadora. Entonces, hay que colocar la mascarilla en agua hirviendo (a una temperatura de más de 60º) durante 30 minutos con agua oxigenada y bicarbonato. Después, se recomienda secarla en la secadora a una temperatura elevada (más de 60º).

Por último, se recomienda también, como método de desinfección rápido y urgente (si se da el caso, es necesario y no se dispone de otros métodos), planchar la mascarilla a vapor muy alto. Para colocar la mascarilla, además, es necesario antes lavar la cara y las manos con agua y jabón durante dos minutos. Antes de salir de casa hay que colocarse la mascarilla de forma correcta y asegurarse de que está bien ajustada para evitar tener tocarla para reajustarla.