El Círculo de la Sanidad reclama a las administraciones públicas la “aprobación inmediata de medidas tangibles y concretas” que sirvan para que la sanidad española avance a “paso firme y seguro” hacia una nueva normalidad, tras los peores momentos de la pandemia de COVID-19.

“Hablamos de volver a la nueva normalidad en muchos ámbitos, pero se menciona menos de lo que se debería el ir retomando un funcionamiento lo más normal posible de la sanidad española”, asegura el presidente del Círculo de la Sanidad, Ángel Puente, quien señala que  con la expresión de sanidad española se refiere a “toda en su conjunto, la pública y la privada, porque, como veníamos diciendo desde hace años y como se ha demostrado más que nunca ahora con esta pandemia, hay una única sanidad en España que, sea pública o privada, sabe estar a la altura, sobre todo por sus profesionales”.

En primer lugar, apunta que es fundamental dotar al Sistema Nacional de Salud (SNS) de los recursos materiales y humanos necesarios, “teniendo en cuenta de manera prioritaria a la Atención Primaria, que es la clave de bóveda en la lucha contra la COVID-19 en esta nueva etapa en la que nos encontramos”.

A su juicio, hay que dotar de un mayor presupuesto a la Sanidad. Además, plantea que se dé mayor autonomía a los directivos de centros del SNS, para que cuando sea preciso se reestructuren áreas, puesto que, por ejemplo, en ocasiones se necesita reforzar la Atención Primaria con recursos de otros ámbitos. Por ello, argumenta que es “fundamental esta flexibilidad, ya que los gestores de centros y hospitales han demostrado en la etapa más crítica de la pandemia su capacidad para ir adaptando a las circunstancias los hospitales y centros de salud, multiplicando las camas UCI en pocos días”. 

Asimismo, resalta la relevancia de la colaboración público-privada, “algo sobre lo que existían prejuicios muchas veces infundados y que, como se ha puesto de relieve, funciona y da resultados”. En este punto, destaca que esta colaboración será esencial para la vuelta a la normalidad y paliar problemas como el incremento de listas de espera que se ha producido en los últimos meses, “al haberse tenido que volcar, lógicamente, casi todos los esfuerzos en atender la COVID-19 y a pacientes con otras patologías realmente graves”.

CARENCIAS

También ve necesario “tomar nota de algunas carencias que teníamos como país en nuestro sistema sanitario en lo que a reservas de materiales de protección se refiere”. Para revertir esta situación, apela a las administraciones para que se refuerce la industria sanitaria española y europea, tanto en la producción de materiales como en la prestación de servicios.

“No podemos volver a caer en el error de que, en los concursos públicos, en muchas ocasiones, el requisito más valorado era el coste económico. Incluso en algunos casos era prácticamente el único. Eso es no cuidar nuestra industria ni a nuestros trabajadores. El ahorro económico a corto plazo ya hemos visto que puede ocasionar debilidades y dependencia del exterior”, avisa Ángel Puente.

En cuanto a la reactivación económica que “de forma necesaria necesita y necesitará este país”, el presidente del Círculo destaca que “por supuesto se tiene que apoyar al turismo y a la hostelería, entre otros sectores, pero también estamos ante una oportunidad para potenciar otros ámbitos, como es el sanitario y el de la investigación”. En este sentido, insta a favorecer el acceso a préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), así como a poner en marcha ayudas directas y apoyo para la contratación de personal.

Para el Círculo de la Sanidad, otra medida importante para la competitividad de la industria sanitaria y que, al mismo tiempo redundaría en beneficio del sistema sanitario y de los pacientes, sería la reducción del IVA sanitario: “En la actualidad, con la pandemia, se aprobó hasta este verano una exención temporal del IVA de los productos de protección personal, pero desde luego, sería un error gravísimo que cuando este plazo venza volvamos a gravar muchos productos al 21%, como si fueran bienes de lujo. No pedimos que se aplique un IVA del 0%, pero si tipos reducidos (4% o 10% de forma permanente, y que esta decisión no solo afecte a los productos, sino también a servicios tan importantes como la limpieza de hospitales, la seguridad, mantenimiento, electromedicina, logística de almacenes, restauración, y el transporte de sangre, entre otros muchos, ahora al 21%”.

Otra cuestión que esta entidad ve esencial atender es la renovación del parque tecnológico y de instalaciones, puesto que “en muchos de nuestros centros es muy obsoleto” y “no se puede estar a merced de la buena voluntad de fundaciones privadas para actualizarlo, aunque por supuesto, desde nuestra asociación las valoramos siempre de manera muy positiva y con enorme gratitud”.

Por último, para que el proceso de desescalada funcione, realiza un llamamiento a la ciudadanía para que actúe en todo momento con “la máxima responsabilidad y precaución”, siguiendo las advertencias de distanciamiento social e higiene personal para prevenir un posible rebrote. “Cada uno de nosotros debemos poner nuestro granito de arena para que todo salga bien, porque el peligro sigue vivo y, en cambio, mucha gente se ha quedado en el camino”, remacha el presidente del Círculo.