El Hotel Alimara Barcelona, que pertenece al CETT, cierra su etapa como Hotel Salud el próximo domingo 31 de mayo, tras dos meses acogiendo personal sanitario del Hospital Universitario Vall d’Hebron, situado a unos 500 metros del hotel, y de otros centros sanitarios de la zona norte de Barcelona.

El hotel, que puso sus instalaciones a disposición del centro sanitario al inicio de la emergencia sanitaria, ha alojado a un total de 250 profesionales de la salud, además de facilitar 36 camas y 20 supletorios para el pabellón deportivo Vall d’Hebron. Las instalaciones del Hotel Alimara Barcelona se adaptaron con gran celeridad, todo el personal recibió formación y se transformaron espacios, procesos y servicios, no sólo siguiendo los protocolos necesarios para preservar la salud y seguridad de todos, sino también para adaptarse a la actividad y a los turnos del personal sanitario alojado en el hotel.

Asimismo, sensibles con la situación vivida por los profesionales, todo el equipo del hotel se ha volcado en acoger de la mejor manera posible el personal sanitario a su nueva residencia y facilitarles su día a día, especialmente intenso y complejo por la emergencia sanitaria.

A partir del lunes, día 1 de junio, el hotel llevará a cabo un proceso de desinfección exhaustivo de todas las instalaciones, siguiendo el protocolo establecido por el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, para retomar su actividad habitual con todas las garantías de salud y seguridad.

Según el Dr. Albert Salazar, director gerente del Hospital Universitario Vall d’Hebron, «para nuestros profesionales poder contar con unas instalaciones como las del Hotel Alimara Barcelona, a muy poca distancia de nuestro hospital, ha sido una muy buena solución a los problemas de confinamiento que algunos de ellos tenían. Este acuerdo ha sido posible gracias a los vínculos históricos con el hotel más cercano a nuestro centro, donde habitualmente hemos hecho reuniones de equipo o hemos acogido a conferenciantes internacionales y durante estos meses, de manera excepcional, se ha convertido en el lugar de descanso para algunos de los nuestros».

Maria Abellanet, CEO del CETT, afirma que «la experiencia del Hotel Alimara Barcelona ha sido impresionante y conmovedora. Nunca habíamos vivido una emergencia sanitaria de estas características, pero desde el primer momento quisimos dar todo nuestro apoyo a la comunidad y ser parte de la solución». Añade que «esta iniciativa recoge los valores que definen el CETT, con el compromiso con el entorno local y la sociedad, la sostenibilidad y la conexión entre personas como pilares fundamentales».