En el marco del proyecto europeo Activage se ha firmado un acuerdo de colaboración para participar en investigaciones, estudios, proyectos y trabajos que versen sobre la pobreza energética.

La investigación va a tener como objeto de estudio alrededor de 500 hogares de personas mayores de 65 años que viven solas y que ya están participando en el proyecto Activage, cuya finalidad es fomentar el envejecimiento activo y saludable, mediante soluciones tecnológicas conocidas como “Internet de las Cosas”.

Gracias a los sensores que ya se encuentran instalados en los hogares de las personas usuarias, se va a poder explotar los datos termométricos obtenidos y que serán gran utilidad para el desarrollo de la investigación. En concreto, los datos de temperatura y humedad van a tener un uso social al aplicarlos para actividades dedetección, prevención, estudio y evaluación de la pobreza energética en la Comunitat Valenciana.

El concejal de Innovación del Ayuntamiento de València, Carlos Galiana, ha explicado que estas acciones van dirigidas a paliar la situación de vulnerabilidad energética que sufren muchas personas mayores en sus hogares al no poder hacer frente a sus facturas de electricidad a final de mes.

El edil ha recordado que en la ciudad de València hay un 10 % de hogares valencianos que una vez descontados los gastos energéticos, le queda unos ingresos por debajo de la línea de la pobreza monetaria y un 23% que se queda con unos ingresos por debajo de la renta mínima de inserción, según el “Mapa de la Pobresa Energètica a València 2016” de la Cátedra de Transición Energética Urbana UPV-Las Naves.

Por otro lado, la coordinadora del piloto a nivel local y técnica de I+D+i de Las Naves, Elena Rocher, ha explicado que “con esta colaboración, los socios del piloto de Activage de València damos un paso más allá, aprovechando los datos que proporciona la tecnología y trabajándolos para sacarles otros usos complementarios a los inicialmente previstos dentro del proyecto. De esta forma, con la misma solución tecnológica es posible mejorar varios ámbitos de la calidad de vida de las personas mayores”.

Rocher ha recordado que los sensores ya se encuentran actualmente instalados en los hogares de los participantes y totalmente operativos recogiendo información en tiempo real. “Vamos a aprovechar los datos que ya están recogiendo los sensores para estudiar el confort de los hogares de las personas mayores participantes y darles un retorno en forma de recomendaciones y derivación a otros recursos municipales en los casos en que sea oportuno”, ha incidido. 

De esta forma, además de la atención y la sensación de seguridad que la solución proporciona a las personas mayores, también aporta información valiosa para la toma de decisiones ante posibles condiciones ambientales del entorno que pueden influir en su bienestar.

Aparte de obtener, analizar y gestionar los datos referentes a la energía en los hogares, las entidades participantes desarrollarán diferentes actividades, desde la realización de jornadas de divulgación tecnológica, publicaciones, promoción en acontecimientos y eventos científicos, técnicos, entre otras.

Una vez finalizada la primera fase con el foco de actuación en la ciudad de València, los socios colaboradores estudiarán la posibilidad de ampliar la investigación a una fase II cuyo ámbito de estudio se podría extender a la Comunitat Valenciana.

ATENZIA, GESMED, INICIATIVA SOCIAL INTEGRAL, de finalidad social, trabajan en el sector de cuidados y atención a personas mayores, y Mysphera, el socio tecnológico de ACTIVAGE, es el  fabricante de LOCS, la solución mediante la cual se van a recoger los parámetros necesarios para llevar cabo la iniciativa.