Con la edad o en determinadas situaciones de desequilibrio de la piel, es sabido que las pieles secas, maduras o “estresadas” necesitan un aporte extra de hidratación ya que la barrera cutánea pierde su función y no es capaz de retener la humedad. Esto supone la aparición de marcas visibles como cicatrices o estrías que si no se tratan bien, con el paso del tiempo, pueden llegar a ser permanentes. ¿Cómo podemos tenerlas bajo control? Los expertos lo tienen claro: debemos incluir en nuestras rutinas de belleza diaria un cuidado adecuado con productos de origen natural que favorezcan la mejora del aspecto de nuestra piel al tiempo que las hacemos menos visibles. 

 Con el objetivo de regenerar, hidratar y mejorar la apariencia de nuestra piel, Kneipp® presenta el nuevo aceite corporal 100% bio. Un aceite que combina aceites vegetales para ayudar a tu piel a regenerarse y renovarse de forma natural. ¿Cuáles son estos aceites y qué particularidades tienen?

  • Aceite de cártamo (una planta de la familia de los cardos, original de India cuyo cultivo ya se ha expandido a todo el mundo) y aceite de oliva: ambos son aceites ricos en ácidos grasos insaturados. Proporcionan nutrientes esenciales que le dan a la piel una textura suave y sedosa, al tiempo que ayudan a protegerla de la pérdida de humedad. 
  • Aceite esencial de pomelo: una fruta exótica que estimula el metabolismo de la piel y favorece la regeneración y renovación natural de la piel. 

PVP Kneipp® Bio Skin Oil: 8,45 €

Nuevo ‘Bio Skin Oil de Kneipp’: para el 93,4%* de los encuestados mejora la suavidad y elasticidad de la piel en tan sólo 8 semanas.

*Estudio de mercado elaborado por la marca Kneipp

Con aceites 100% naturales y BIO procedentes de cultivo orgánico controlado, Kneipp® Bio Skin Oil está certificado como cosmético orgánico por la asociación internacional de cosméticos naturales y orgánicos NaTrue. Su uso eficaz para estrías y cicatrices ha sido validado con mujeres y hombres que han podido probar el producto de primera mano y participar en un estudio científico del mismo. En el caso de las estrías, destacan cómo el uso del aceite ayuda a mejorar su apariencia; en el caso de las cicatrices, el uso de este nuevo aceite favorece su aspecto consiguiendo un tono más uniforme y una textura más suave y lisa.