Ahora que podemos salir a pasear, correr y, en definitiva, practicar ejercicio físico, puede que hayamos empezado a notar que a nuestro cuerpo y, especialmente a nuestras piernas, les está costando adaptarse al nuevo ritmo tras semanas de confinamiento en las que hemos practicado una actividad física limitada.

Con la vuelta a la práctica de deporte tras un periodo de inactividad, es común que sintamos una incómoda y constante sensación de picor en las extremidades inferiores. Se trata de una molestia habitual que aparece cuando nuestro sistema circulatorio se tiene que volver a aclimatar al movimiento, ya que el ritmo cardíaco se acelera, la sangre circula a mayor velocidad y se produce una dilatación vascular en nuestras piernas que da lugar al picor.  

Esta dilatación de los vasos sanguíneos se ve además influida por el calor propio del verano, que puede dificultar el retorno venoso, dando lugar también a una incómoda sensación de pesadez y cansancio en las piernas conocido como síndrome de piernas cansadas. Esta serie de síntomas es consecuencia de una mala circulación en las piernas, provocada por una insuficiencia venosa crónica (IVC), una afección prolongada que se origina por un mal funcionamiento de las válvulas de las venas. No se trata de una enfermedad de gravedad, pero conlleva síntomas como pesadez, cansancio o incluso dolor, que pueden persistir y comprometer nuestro bienestar.

El síndrome de piernas cansadas afecta a un 30% de los adultos españoles, es decir, a unos 15 millones de personas, un alto porcentaje (60%)[1] de los cuales no está diagnosticado, según recoge el Capítulo Español de Flebología y Linfología (CEFyL). Aunque puede darse tanto en hombres como en mujeres, es más común en mujeres a partir de los 50 años, cuando su incidencia alcanza la mitad de la población. Las primeras molestias aparecen con frecuencia en mujeres jóvenes, a partir de los 20 y los 30 años, y pueden mantenerse durante muchos años.

En este contexto, Aquilea lanza su II Guía de Recomendaciones Aquilea Piernas Ligeras, un documento que ofrece una serie de planes y pautas para favorecer la ligereza, la circulación y la frescura de las piernas durante el verano. El documento incluye también una sección con más de veinte Preguntas Frecuentes sobre las piernas cansadas para resolver las dudas más habituales sobre este trastorno y contribuir a derribar los falsos mitos existentes. Para la elaboración de la II Guía de Recomendaciones Aquilea Piernas Ligeras, la marca de productos naturales ha contado de nuevo con el asesoramiento del Dr. Enric Roche, especialista en Cirugía Vascular y Angiología y director de la Clínica Vascular Barcelona. 

Para lograr unas piernas ligeras este verano, el Dr. Roche nos brinda 10 sencillas recomendaciones:

  1. Practicar deportes que contribuyan a tonificar la musculatura de las piernas, como ciclismo, yoga o natación, ya que favorecen la circulación y una mayor ligereza. En verano, podemos aprovechar para caminar por la orilla de la playa, un ejercicio con grandes beneficios que nos permitirá refrescar las piernas, evitar su hinchazón y activar su circulación con el contacto con las olas. 
  2. Evitar mantener la misma postura durante demasiado tiempo. Algunos ejemplos son no cruzar las piernas durante mucho rato o hacer descansos breves mientras caminamos. Esto evitará que nuestras extremidades se hinchen y cansen demasiado pronto. 
  3. Seguir una dieta sana y equilibrada. Debemos prestar atención al cuidado de la alimentación y controlar nuestro peso, ya que la obesidad o el sobrepeso pueden ser factores que favorezcan la insuficiencia venosa. 
  4. Incorporar el consumo de cítricos en la dieta de forma regular durante el verano. Este tipo de alimentos contienen propiedades antioxidantes muy beneficiosas para el sistema cardiovascular.
  5. Evitar el consumo excesivo de sodio. En altas cantidades este nutriente puede agravar la hinchazón de las piernas. Mientras que el potasio presente en las verduras, las legumbres, los frutos secos y las hortalizas realiza el efecto contrario y es muy recomendable su toma para mejorar la circulación en las piernas. 
  6. El agua es nuestro mejor aliado para la frescura de las piernas. Una buena hidratación nos permitirá eliminar toxinas. Aguas, tés, infusiones o determinados zumos serán buenas opciones para este verano. 
  7. Realizar masajes desde los pies y hasta los muslos o dormir con las piernas elevadas en días de gran actividad también son grandes recursos para aliviar la pesadez de las piernas este verano. El cepillado en seco de nuestra piel en muslos, ingles e incluso pies puede contribuir también a estimular el sistema linfático, mejorando la circulación venosa. 
  8. Proteger las piernas de la radiación solar fuerte y directa. Si queremos tomar el sol es conveniente no exponer directamente las piernas a sus rayos, evitar las horas de más intensidad solar y refrescar las piernas a menudo. Incluso puede ser recomendable cubrir las piernas con un pareo o ropa ligera, ya que el calor no favorece una buena circulación. 
  9. Tomar duchas que combinen agua fría y templada puede ayudar a tonificar, relajar y activar nuestro flujo venoso, mejorando la circulación sanguínea. 
  10. Viste ropa ligera como vestidos, faldas o pantalones holgados. Especialmente ahora que con la llegada del verano podemos aumentar nuestra sudoración, ayudará a sentirnos más cómodos y nos permitirá movernos con mayor libertad. 

Tratamiento combinado para unas piernas más ligeras y descansadas

Es posible paliar la sensación de piernas cansadas a partir de la práctica de ejercicios y posturas especialmente indicadas para ello. No obstante, se puede conseguir un mayor efecto si esto se combina con una buena hidratación, deporte moderado y el seguimiento de una dieta saludable, además de la aplicación de geles fríos y la toma de ciertos complementos naturales.

En este sentido, Aquilea cuenta con una gama completa para todas aquellas personas que sufren esta problemática. Por un lado, Aquilea Piernas Ligeras Comprimidos ayuda a reducir la sensación de piernas cansadas y de pesadez gracias a su triple efecto: mejora la pesadez, aporta frescura y mejora la circulación. Este complemento alimenticio está formado por tres grupos de ingredientes: Bioflavonoides naturales (Hesperidina, Diosmina y Rutina); plantas, como el Castaño de Indias y el Rusco, y Vitamina C.

Para un efecto inmediato, el formato comprimidos se puede complementar con Aquilea Piernas Ligeras Gel, que revitaliza las piernas cansadas y contribuye a su bienestar también con una triple acción: favorece y activa la microcirculación cutánea, ayudando a disminuir la pesadez y la fatiga; refresca, calma y revitaliza las piernas de manera rápida e inmediata, además de aportar hidratación y tonificar la piel. Todo ello gracias a la tecnología Phytosome®, que permite que el principio activo del gel se absorba al 100% y con mucha más cantidad. Aquilea Piernas Ligeras Gel está compuesto por Vitis vinífera, Gingko biloba, Castaño de Indias, Meliloto, AlfaLipoico, Pantenol, Alantoina y Mentol. 

Puedes consultar la II Guía de Recomendaciones Aquilea Piernas Ligeras aquí.  


[1] Datos según el Capitulo Español de Flebología y Linfología de la Sociedad Española de Angiología yCirugía Vascular (SEACV)