La Clínica López Ibor (CLI) una de las entidades de mayor prestigio en la especialidad de Psiquiatría y Salud Mental en España, ha desarrollado  un programa terapéutico para ayudar a recuperar el equilibrio emocional a aquellas personas que se han visto afectadas de alguna manera por el COVID-19. El objetivo es dotarlas de mecanismos y estrategias de afrontamiento que les ayuden a sobreponerse de los efectos negativos que les ha generado esta situación.

Esta pandemia generada por el COVID-19 ha supuesto un cambio radical en nuestras vidas. En algún momento, todos hemos podido experimentar alteraciones emocionales debido al confinamiento, a la incertidumbre sobre cómo será nuestra nueva realidad, o al miedo a no contagiarnos y a que nuestra familia esté bien. No obstante, las consecuencias psicológicas en los pacientes que han sufrido directamente o indirectamente el COVID-19, están siendo más intensas.

Estrés postraumático, cuadros depresivos, duelo patológico o complejo y alteraciones mentales y del comportamiento son las principales secuelas que el COVID-19 está provocando en estos afectados. En el Programa Post COVID-19 de la Clínica López Ibor, un equipo especializado de psicoterapeutas valorará cada caso concreto y establecerá una intervención acorde a las vivencias y necesidades de cada persona. 

Según explica la doctora Julia Picazo, coordinadora de psiquiatría de la CLI, “para personas adultas o jóvenes, con o sin patologías de salud mental previas, la intervención está enfocada a trabajar la regulación emocional cuando están padeciendo síntomas ansiosos o alteraciones del ánimo como consecuencia del confinamiento, a subsanar el estrés post traumático en personas que han pasado la enfermedad, y a acompañar en el proceso de duelo si han perdido a un ser querido”.  También está orientado a los profesionales sanitarios que lo han vivido muy de cerca.

El programa dura entre dos y cuatro semanas, según los requerimientos individuales de cada paciente. Durante las sesiones, que pueden ser individuales o colectivas, “se trabajará la identificación y reconocimiento de los problemas, las respuestas que se activan ante el estrés, así como el autocontrol emocional y toma de decisiones. También se potencian hábitos saludables, pautas de autocuidado, mecanismos de adaptación y aceptación, estrategias de afrontamiento y preparación a la vuelta”, afirma Beatriz Mora, coordinadora de Psicología de la CLI.

Al finalizar el programa, se realiza una nueva revisión de la persona y se emite un informe de valoración de alta, donde se marcarán las consideraciones oportunas, así como la derivación al recurso más apropiado, según las necesidades.

Programa terapéutico dirigido a los profesionales sanitarios

Los sanitarios y otros profesionales que han estado en primera línea en la pandemia han estado sometidos a altos niveles de estrés y han sufrido de forma recurrente alteraciones emocionales que, si no se abordan de manera correcta, pueden derivar en trastornos más graves. Por ello, la Clínica López Ibor también ha diseñado un programa específico para el abordaje del post-trauma y burnout. 

“Han vivido situaciones que pueden poner en riesgo su equilibrio mental. Por tanto, la interpretación que hagan de esta situación y de sus consecuencias, así como la forma de afrontarla puede ayudarlos a reducir el riesgo de sufrir dichas alteraciones en nuestra salud mental. Y esto es lo que trabajamos en nuestro Programa Post COVID-19 dirigido a estos profesionales”, asegura Beatriz Mora.

Puedes ver la explicación de la coordinadora de Psicología de la Clínica López Ibor, Beatriz Mora, aquí