El presidente de la Federación Provincial de Asociaciones de Mayores, Antonio Quero, denunció ayer la existencia en Málaga capital de algunas residencias de ancianos privadas que no permiten salir a los residentes desde mediados de marzo, cuando se declaró el estado de alarma.

Por este motivo, pidió que aumenten la inspecciones para detectar estos casos.

Desde el 25 de mayo, la Junta de Andalucíapermite los paseos fuera de las residencias de ancianos, siempre que los usuarios tomen medidas de seguridad. Por este motivo, Antonio Quero calificó de «completamente ilegal» la prohibición de salir de algunas de ellas. «Les están diciendo que si salen, ya no vuelven. Esa coacción viene de arriba, de la persona que manda en la residencia», resaltó.

«Hay un par de personas que denuncian esta situación, así que cuántas habrá calladas soportando esto. Cuando el río suena, agua lleva», añadió.

El presidente también se refirió a la situación de muchos mayores de Málaga que a estas alturas todavía no se atreven a salir de sus domicilios ni reciben a sus familiares por temor al coronavirus, lo que les crea miedo y ansiedad, motivado en muchas ocasiones –considera– por el bombardeo televisivo.

«Siempre se les está diciendo que lleven una vida activa. ¿Quién va a ayudarles a que esta ansiedad desaparezca y a que entren en la normalidad?, ¿cómo se les va a estimular?», se preguntó.

Enviado por José Antonio Sierra