La Consejería de Derechos Sociales y Bienestar pondrá en marcha una mesa de trabajo para definir un nuevo modelo de atención residencial en los centros para personas mayores. Esta iniciativa surge de la colaboración que ha mantenido el departamento que encabeza Melania Álvarez con las organizaciones que representan a estos centros y también con las asociaciones de familiares durante la gestión de la crisis sanitaria. 

La mesa estará integrada por representantes de la consejería y del organismo autónomo Establecimientos Residenciales para Ancianos de Asturias (ERA), las asociaciones de familiares, la Federación de Asociaciones de Mayores (Fampa) y las patronales del sector. 

Este proyecto dará continuidad a las medidas desarrolladas desde Derechos Sociales, que incluye entre sus prioridades la adaptación al cambio social que implica la necesaria evolución del modelo de atención a las personas.

En el ámbito de las residencias de mayores, los primeros pasos se dieron ya antes de la emergencia sanitaria, mediante la definición del contrato programa entre el ERA y la consejería, que supuso un avance en la evaluación de la atención en la red púbica. El segundo hito fue la modificación del propio decreto de estructura y funcionamiento del ERA, con la creación de un área centrada específicamente en la calidad, la seguridad y la atención.

“Tras meses de aprendizaje compartido, con una coordinación sociosanitaria que se ha puesto a prueba y todavía en plena gestión de la incertidumbre, tenemos la certeza de que el camino que emprendimos a finales de 2019 es el correcto y que será necesario profundizar en modelos reconocidos de atención centrada en las personas y en la metodología de calidad en entornos seguros”, ha subrayado la consejera, Melania Álvarez.

“Es este camino en el que pretendemos avanzar de la mano con los actores implicados, porque una de las lecciones que nos deja esta crisis sanitaria es que juntos somos más fuertes y llegamos más lejos”, ha añadido.