Por décimo segundo año consecutivo, la Fundación Adecco presenta el informe #TuEdadEsUnTesoro: mayores de 55 años en el mundo laboral, un análisis cuyo propósito es visibilizar y generar conciencia sobre las dificultades que, paradójicamente, siguen encontrando los desempleados de más edad a la hora de encontrar empleo, en una sociedad que envejece rápidamente.

Este trabajo basa sus conclusiones en el análisis y explotación de datos de fuentes oficiales, así como en una encuesta a 1.000 desempleados mayores de 55 años residentes en España. Estas son las principales conclusiones:

·         Representan el 15% del total de desempleados, porcentaje que no ha dejado de incrementarse: en 2015 suponían el 11% y en 2010 el 8%.

·         El profesional que pierde su trabajo a partir de los 55 años corre un elevado riesgo de perpetuar su desempleo, debido a una desactualización de competencias y a prejuicios muy arraigados en la empresa y en la sociedad.

·         El porcentaje de desempleados que lleva más de un año sin trabajar- 62% en el caso de los mayores de 55 años- desciende al 41,5% entre la población general.

·         Un 40% de los profesionales de Recursos Humanos admite que una edad superior a los 55 años le genera dudas a la hora de incorporar al trabajador en determinados puestos. “La pandemia ha de ser un punto de inflexión para resetear esquemas tradicionales y abrirse a la contratación de los seniors como clave para la competitividad del país.  Es el mayor reto de nuestra era y no se trata únicamente de justicia social, sino de una necesidad imperante en una nación en récord de envejecimiento, que no podrá salir adelante si renuncia a una fuerza laboral cada vez más numerosa”- señala Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco.

·         En la misma línea, el directivo comenta que: “la vida profesional de un trabajador no puede finalizar si pierde su empleo con más de 50 ó 55 años. En este contexto de envejecimiento sin precedentes, no es de recibo que el desempleo senior se trate como una transición precaria a la jubilación: es imprescindible acompañarlos en su reskilling profesional. Al mismo tiempo, el profesional debe abandonar la mentalidad inmovilista y asimilar el aprendizaje permanente como única vía para conectar con un mercado en continuo cambio”.

·          “El subsidio para mayores de 52 años puede ser un buen punto de partida, pero si se prolonga en el tiempo, estaremos abocando a los seniors al umbral de la pobreza y asumiendo que no tienen posibilidades ni capacidad para trabajar; un planteamiento arriesgado y contradictorio, en un contexto de prolongación de la vida activa con retraso progresivo de la edad de jubilación”- concluye Mesonero.

·         En un escenario en el que la pobreza puede dispararse hasta cotas desconocidas, la Fundación Adecco ha activado el programa #EmergenciaPorElEmpleo, con el objetivo de apelar a la responsabilidad de las empresas en la generación de empleo para los más vulnerables. Durante la pandemia, la Fundación Adecco ha generado 383 empleos para profesionales seniors, un 40% de los cuales se encontraba en grave riesgo de exclusión.