La aplicación móvil Epidig, desarrollada por Ibermática en colaboración con Tecnalia, ya está funcionando en miles de smartphones a lo largo y ancho del país. Más de 5.000 profesionales de ambas organizaciones tecnológicas han sido los primeros en disponer en sus teléfonos esta herramienta pionera, que permite rastrear los casos positivos de infección por Covid-19 garantizando la privacidad del ciudadano, algo fundamental para contener la propagación del coronavirus. La reducción de la curva de contagios se podría acelerar al localizar de manera automática a las personas con las que ha estado en contacto un infectado por coronavirus.

Ibermática ha sido la primera compañía en España en desarrollar y desplegar una aplicación de rastreo de personas, para frenar la curva de contagios Covid-19. En colaboración con Tecnalia, ha logrado que esta tecnología garantice la privacidad de las personas, gracias a un uso intensivo de la criptografía y la descentralización de la información, ya que no revela a ningún servidor central información relacionada con los usuarios, y evita así que dichos datos puedan ser explotados. Para ello, el sistema almacena y procesa toda la información en los propios dispositivos de los usuarios. Además, no guarda su ubicación, para garantizar la privacidad.

El sistema se basa en la utilización del bluetooth del móvil. El usuario solo tiene que tener el sistema activo, con la capacidad de activar y desactivar la monitorización cuando lo desee. En el caso de que sea positivo en la enfermedad, deberá de notificar a través de la aplicación su contagio para que inmediatamente los usuarios que han estado expuestos a dicha persona se aíslen y contacten con las autoridades sanitarias para evaluar si se han contagiado en dicho contacto de riesgo o no. Existirá, además, un código de verificación para que los usuarios no puedan decir que están contagiados si no lo están realmente.

Iñaki del Río, director de Innovación de Ibermática, explica que “ya estamos dando pasos para conseguir una herramienta aún más avanzada, y por ello estamos trabajando en nuevas funcionalidades que den respuesta a otros retos para este sistema, como permitir que los usuarios, siempre de forma voluntaria, puedan compartir información agregada desde sus dispositivos, de cara a su análisis por los investigadores sanitarios (posible complemento a go.data de la OMS). Otro objetivo es diseñar e implementar un protocolo de interoperabilidad con otras iniciativas similares de cara a que los usuarios estén protegidos en sus contactos con independencia de la aplicación que utilice cada persona”.

Ibermática desarrolla y pilota esta tecnología dentro del proyecto ‘Optimización del Sistema de Diagnóstico y Contención’ (OptiDiC) en el marco de las medidas de urgencia COVID 19 del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructura del Gobierno Vasco, en el nivel de actuaciones de apoyo a la investigación, subvencionada en este caso concreto por la SPRI.

Implantación Inmediata de EPIDIG

Al margen de esta iniciativa impulsada por el Gobierno Vasco, de momento el Gobierno de España se encuentra a la cola en el lanzamiento de una solución móvil de rastreo de infectados por coronavirus, siendo este punto un aspecto que se valora por parte de los turistas internacionales a la hora de visitar nuestro país. Según fuentes del Ministerio de Economía, la app móvil española escogida para el rastreo a nivel nacional se encuentra aún en desarrollo y se prevé su prueba en la Isla de Gomera, mientras esta herramienta clave para combatir la pandemia durante la desescalada ya está disponible en las grandes potencias de la Unión Europea, así como en Ibermática y Tecnalia. 

Tal y como explica Antonio Díaz Almagro, Director de Salud y AAPP de Ibermática, “estamos en conversaciones con varios gobiernos autonómicos, desde diferentes ámbitos (Sanidad, Turismo, Desarrollo Económico…,) para el lanzamiento urgente de nuestra App, que es la única que permite una implantación inmediata en cuestión de días”.

Cabe destacar que el sistema de Ibermática se basa en el protocolo DP-3T, que permite una detección temprana de exposición a la infección y, por lo tanto, mejora la eficiencia en la determinación de personas asintomáticas que deben ser testadas, manteniendo además por completo la privacidad de los contactos y su explotación en exclusiva para la determinación de exposición a Covid-19. Además, cuenta con el visto bueno y marchamo de Google y Apple, que ya en abril implantaron el protocolo DP-3T dentro de sus sistemas operativos para smartphones.