La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) tiene en curso 65 investigaciones simultáneas sobre COVID-19 para obtener nueva evidencia científica de calidad sobre múltiples aspectos diagnósticos, clínicos y terapéuticos de la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, así como sobre factores de buen y mal pronóstico, en base a los datos del Registro clínico multicéntrico SEMI-COVID-19, que contiene información ya de 15.300 pacientes hospitalizados con el virus confirmado ─dados de alta o que han fallecido─, en el que participan, a día de hoy, 653 investigadores de 150 hospitales de España.

Dichas investigaciones sitúan a la SEMI a la vanguardia del conocimiento y la divulgación científica a nivel nacional e internacional y son de crucial relevancia en estos momentos, pues permitirán ofrecer a la comunidad científica y a la sociedad en su conjunto nuevas claves y datos aún desconocidos hasta la fecha sobre el SARS-CoV-2, que ayudarán a médicos y científicos a combatir más y mejor el virus.

Del total de investigaciones en marcha, 15 de ellas están dirigidas a indagar en factores clínicos, marcadores diagnósticos, pronóstico y etapas de la enfermedad por SARS-CoV-2, con especial atención a las alteraciones en las pruebas de laboratorio, comorbilidades, disfunción del gusto/olfato o los hallazgos a nivel respiratorio y la utilidad de la posición prono en pacientes COVID-19 sin ventilación mecánica.

También un grupo numeroso de proyectos de investigación (13) están encaminados a comprobar la eficacia de distintos tratamientos y posibles terapias para hacer frente a la patología que causa el virus o a sus posibles complicaciones asociadas ─inmunosupresores, esteroides o terapias biológicas, entre muchos otros tipos de fármacos─.

Asimismo, un total de 8 investigaciones indagan en la relación entre el COVID-19 y la enfermedad tromboembólica venosa (ETEV) y el riesgo vascular, así como entre el virus y la hipertensión arterial (HTA).

Un total de 7 investigaciones profundizan en un potencial vínculo entre el paciente COVID-19 y distintos factores no clínicos u otras características ─como el aspecto geográfico, el sexo, la edad o la raza─. También un proyecto analizará la prevalencia de la enfermedad por SARS-CoV-2 y su evolución y características en pacientes embarazadas.

Respecto al metabolismo lipídico y la diabetes, un total de 6 proyectos profundizarán en esta línea de investigación para analizar, a todos los niveles y desde distintas ópticas, cómo afecta el virus y sus implicaciones clínicas en los pacientes diabéticos hospitalizados por COVID-19 y para estudiar también sus implicaciones sobre los tratamientos antidiabéticos y el control metabólico e inflamatorio.

El resto de investigaciones que completan la totalidad de los estudios en curso, se reparten en distintas líneas de investigación enfocadas a estudiar la relación y manifestaciones clínicas del virus en distintas patologías, como las enfermedades autoinmunes sistémicas, o las minoritarias, así como a analizar posibles alteraciones hepáticas o renales en pacientes COVID-19.

De igual modo, dos estudios analizan las características y evolución de los pacientes COVID-19 hospitalizados procedentes de residencias de mayores y otras dos investigaciones profundizan en la incidencia del virus entre los profesionales sanitarios o sobre la propia seguridad en la prestación de la asistencia sanitaria. Otros estudios en curso son los relacionados con los grupos fenotípicos del COVID-19, con los reingresos y la presión epidemiológica por el virus, con la incidencia del SARS-CoV-2 y su implicación clínica en la EPOC, con los factores de mortalidad a nivel general en COVID-19 o con el binomio obesidad y SARS-CoV-2.

En palabras del presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna, el Dr. Ricardo Gómez Huelgas“la importante labor investigadora de los internistas españoles se materializa en estas 65 investigaciones, al margen de otras que se están evaluando y que aún se puedan poner en marcha, todas de absoluta relevancia científica y fundamentales para indagar más en las implicaciones clínicas del virus, en marcadores diagnósticos y en la eficacia de posibles tratamientos en las distintas fases de la enfermedad. Los internistas españoles, como especialistas transversales y que desempeñan su labor bajo una visión integral del paciente, hemos atendido al 80% de los pacientes críticos COVID-19 no críticos hospitalizados y, por ello, conocemos de primera mano el virus. Con estas investigaciones, es nuestro deseo poder aportar nueva evidencia científica de mayor solidez para combatir más y mejor al SARS-CoV-2 y ofrecer nuevos datos sobre la patología que causa el virus tanto a la comunidad científica, como a los profesionales sanitarios y a la sociedad en su conjunto”.

Por su parte, el Dr. José Manuel Casas, responsable del Registro SEMI-COVID-19, hace mención también a la relevancia científica de los estudios actualmente en curso y recalca que “permitirán profundizar en muchas de las claves sobre la clínica, posibles tratamientos, marcadores diagnósticos y factores predictivos de buen y mal pronóstico que ya apuntaron los resultados preliminares del Registro publicados a finales del mes de mayo. Con estos proyectos de investigación damos un nuevo paso y situamos a la Medicina Interna a la vanguardia del conocimiento sobre el SARS-CoV-2 y de sus implicaciones clínicas de cara a saber con más certeza qué pacientes con el virus van a evolucionar peor o cuáles de los tratamientos empleados se han mostrado más eficaces y en qué tipo de pacientes”.

El importante número de pacientes incluidos en el Registro clínico SEMI-COVID-19 y el elevado volumen de datos recogidos ─300 variables por paciente─ ofrecen una gran solidez científica a los resultados que se obtengan en las distintas investigaciones en curso y, dado el carácter multicéntrico del Registro, se evita también cualquier potencial tipo de sesgo en la muestras.