El calor y el sol, además de la contaminación y otras agresiones externas, pueden dañar el cabello y cuero cabelludo. Por ello es importante crear una correcta rutina de lavado, de forma que podamos proteger y reparar nuestro pelo ante estas agresiones. El doctor Javier Pedraz, director médico de la clínica Insparya de Madrid, nos da diez claves para que el lavado del cabello sea lo más eficaz posible. 

  • Usar el champú indicado para el tipo de cabello. Esto puede parecer una obviedad, pero es importante saber cuáles son las necesidades del cabello y adecuar el tratamiento a estas. No es lo mismo usar un champú de uso regular como uno de tratamiento de alguna sintomatología como caspa, grasa, irritación o caída. Insparya cuenta con una amplia gama de champús que se adaptan a estas necesidades: Nutriplus para uso frecuente, Balance para combatir la grasa, Prevent HA contra la caída, No Grease que previene la grasa y Dermocalm con propiedades dermocalmantes.
  • Huir de los componentes químicos. Es importante evitar los componentes químicos y sulfatos de los champús, especialmente si se tiene el cabello castigado y débil. Es conveniente utilizar champús con ingredientes naturales, que dañan menos el cabello. La gama de champús de Insparya están formulados con ingredientes naturales, fruto de la investigación constante del grupo por cuidar y mejorar la salud del cuero cabelludo y el pelo.
  • Eliminar bien el cloro y la sal. El agua de la piscina o el agua del mar pueden dejar residuos que es necesario retirar del pelo. Por ello es necesario que el cabello quede bien limpio después de un baño en el mar o la piscina.
  • Evitar irse a dormir con el pelo húmedo. Aunque el verano es el momento perfecto para dejar secar el pelo al aire sin necesidad de secador, es importante irse a la cama con el pelo seco, ya que la humedad puede favorecer la aparición de hongos que acaben derivando en caspa.
  • Aclarar bien el pelo. Es importante eliminar bien cualquier resto de champú del cabello. Es importante aclarar con insistencia.
  • Lavarlo a diario. Al igual que la piel, el cuero cabelludo y el pelo en verano están más expuestos a la suciedad, sudor y contaminación, por lo que es necesario lavar el cabello a diario.
  • Usar movimientos circulares, con la yema de los dedos. Hay que tener en cuenta que no es necesario frotar en exceso el cuero cabelludo. Con un suave masaje con las yemas de los dedos es suficiente. Es importante no usar las uñas, ya que nos podemos arañar el cuero cabelludo e incluso arrancar cabellos. El masaje debe durar unos 2 minutos.
  • Dejar el champú varios minutos. Para que los ingredientes del champú y sus propiedades puedan ser absorbidas por el cabello y cuero cabelludo, es necesario aplicar el champú y dejarlo durante unos 5 minutos antes de aclararlo. 
  • Evitar usar agua caliente. Este consejo sirve durante todo el año. El agua caliente abre los poros y puede dañar al cabello. Es importante que el pelo se lave con agua tibia, de esta forma, los poros permanecerán cerrados, y además, el cabello tendrá más brillo.
  • ¿Cuáles son los ingredientes perfectos para el verano? En este momento es básico utilizar champús con ingredientes que nutran el cabello y lo protejan, como el aloe vera (que equilibra el sebo manteniendo la hidratación), el extracto de algas marinas (para aportar vitaminas y oligoelementos como el yodo o el magnesio), todos ellos presentes en NUTRIPLÚS, el champú que suaviza y refresca a la vez que protege la piel del cuero cabelludo de los agentes externos. PVP: 35€