Objetivo, proteger a los más grandes. Las farmacias andaluzas llevan dispensados más de 300.000 kits de mascarillas entre mayores de 65 años y personas dependientes, y otros 150.000 kits se empezaron a distribuir desde el pasado viernes, 24 de julio.

Se trata de una nueva colaboración solidaria de la distribución cooperativa y de la farmacia andaluza, que se suma a las ya realizadas durante el estado de alarma y que “han reforzado el papel de la farmacia dentro del sistema sanitario, convirtiéndola en un verdadero dique de contención contra la vulnerabilidad, sin costes ni para los usuarios ni para el propio sistema sanitario”, remarca el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Así, entre otras prestaciones asumidas durante la pandemia, los farmacéuticos renovaron tratamientos crónicos vencidos, dispensaron medicamentos hospitalarios y entregaron la medicación a domicilio en caso de necesidad.