La Semana Social, que tuvo lugar del 11 al 19 de febrero de 2017 en toda España, implicó como voluntarios a cerca de 11.200 empleados del grupo «la Caixa». Cerca de 1.500 entidades sociales se beneficiaron de las actividades solidarias de voluntariado. En Madrid, una de las entidades fue el Hospital de San Rafael, que contó con el apoyo de los voluntarios de «la Caixa» para el acompañamiento de enfermos.

El Programa de Voluntariado de CaixaBank ha impulsado la participación en un programa de acompañamiento a personas mayores que se encuentran aisladas en sus casas, en residencias o en centros hospitalarios, a raíz de la situación provocada por la pandemia. El proyecto, coordinado con la entidad Adopta Un Abuelo, establece al menos una llamada semanal entre el voluntario y la persona mayor, con el objetivo de incrementar su sentimiento de seguridad, compañía y socialización. 

Con la evolución del coronavirus, el colectivo de la tercera edad es especialmente vulnerable y se encuentra, en su mayoría, aislado, por lo que los voluntarios de ”la Caixa” se han sumado a esta iniciativa para contribuir a su tranquilidad y darles apoyo. Es una iniciativa que permitirá establecer una relación personal o de amistad, retomando aficiones o compartiendo experiencias y recuerdos. 

El proyecto ya está en funcionamiento con 85 voluntarios y 85 beneficiarios de la Comunidad Valenciana, Catalunya, Andalucía, Castilla y León, Islas Canarias, Cantabria, Islas Baleares, Madrid, Galicia y Aragón. 

Para establecer el contacto, se ha habilitado una plataforma, a la que los voluntarios llaman y que, a su vez, establece la llamada con la persona mayor asignada. Cada voluntario mantendrá la comunicación con un mismo beneficiario de manera fija, teniendo en cuenta criterios geográficos (de cercanía) y de disponibilidad por ambas partes. 

Los voluntarios de ”la Caixa” que participan en esta actividad han recibido una formación específica, con pautas sencillas sobre cómo encarar las conversaciones, buscando a la vez el entretenimiento y la escucha activa. En definitiva, el objetivo es generar un vínculo entre generaciones, de modo que, gracias a la conexión entre los participantes, la situación actual para los mayores sea más llevadera. 

Adopta Un Abuelo, acompañando a los mayores desde 2014 

Adopta Un Abuelo conecta generaciones a través del acompañamiento telefónico y recurrente. Su objetivo es que nuestros mayores se sientan acompañados y escuchados, mientras que los participantes aprenden valores y experiencias durante las visitas. El programa no solo pretende acompañar a nuestros mayores, sino también rendir tributo a la figura de las personas mayores. 

Hasta la fecha, el programa está implantado en más de 50 municipios españoles y ha acompañado durante más de 34.000 horas de compañía, contando con 3.500 participantes.