La higiene textil diaria está contemplada como una necesidad primaria para todos los hogares.  A pesar de ello, hacer la colada en casa de manera asidua supone un consumo de recursos que muchas familias no se pueden permitir por varias razones:

1.       Ocupa gran parte de nuestro tiempo, no es solo poner una lavadora, además, implica tender la ropa y esperar a que se seque para después plancharla y doblarla. Además, solo en planchar, dedicamos semanalmente de 2 a 3 horas.

2.       Los ciclos de lavado consumen el 11,8% de la energía total de nuestro domicilio y de 32 a 62 litros de agua por lavado. El precio del agua y de la electricidad están en constante ascenso, por lo que para muchos hogares la colada es, sin duda, una de las tareas domésticas que más gasto para sus bolsillos genera.

3.       Debemos tener en cuenta, además, el gasto extra que implica adquirir los productos de limpieza de las prendas: detergentes, suavizantes, etc.

Como alternativa a la lavadora doméstica, nace Telelavo, la primera lavandería artesanal del mundo, para que los hogares tengan la oportunidad de externalizar la colada y disfrutar así, de más tiempo libre y olvidarse de lavar y planchar.

El servicio consiste en la recogida del cesto de la ropa sucia en el domicilio. Desde los talleres se limpia en un proceso artesanal, prenda a prenda, en el que la ropa se desmancha, lava y desinfecta, seca, se repasan las costuras y se plancha. En menos de 48 horas, la ropa está lista para guardarla en el armario.