Un mayor conocimiento de la patología ofrece al paciente crónico las herramientas necesarias para alcanzar un mejor autocuidado de su enfermedad. Por este motivo, la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), con la colaboración de Fundación Grünenthal ofrecen, por quinto año consecutivo a pacientes, cuidadores y ciudadanos en general, la oportunidad de formarse con el `Curso de Paciente Experto en Enfermedades Crónicas´. 

Todos aquellos interesados en matricularse en este curso, que nació con la idea de mejorar la formación del paciente crónico y, también, con el objetivo de ofrecerles una visión más amplia e integradora de su patología, podrán hacerlo hasta el 6 de noviembre en la página web www.clinicaurjc.es. La formación, que tendrá una duración de 90 horas, constará de dos módulos: el primero, de 50 horas, que abordará aspectos generales. Y, por otro lado, 40 horas lectivas que se centrarán en contenido específico. El curso dará comienzo el 17 de noviembre.

“Está demostrado que un mejor conocimiento de la enfermedad asegura un mayor cumplimiento de las medidas terapéuticas, ya que el paciente entiende la razón que hay detrás de las mismas y, por tanto, afronta de manera más positiva la situación”, ha remarcado Carlos GoicoecheaCatedrático de Farmacología de la URJC y co-director del curso

En este sentido, el Catedrático ha afirmado que la principal diferencia entre un paciente activo y un paciente experto es que, “mientras el primero se hace responsable de su propia enfermedad, el segundo puede, además, ayudar a otros a conocer su patología y a enfrentarla, actuando como referentes, por ejemplo, en asociaciones de pacientes o centros de atención primaria”. 

La empatía con el paciente, fundamental para su evolución 

Comprender qué sienten y cuáles son las necesidades del paciente supone “un importante grado de dificultad” para quienes les rodean. Familia y cuidadores se vuelcan a diario en esta ardua tarea. Por ello, Goicoechea ha destacado que la convivencia con la enfermedad se extiende a su entorno, y que “este necesita conocerla de igual manera que el paciente, al igual que su tratamiento y efectos- tanto terapéuticos como secundarios- lo que es fundamental para poder ofrecerles ayuda de calidad”. 

Expertos en aspectos básicos y clínicos del dolor crónico serán los encargados de adaptar la temática a los conocimientos previos del grupo y así alcanzar un nivel común entre todos los alumnos. Una máxima que persigue, fundamentalmente, que los pacientes “entiendan que ellos son corresponsables del tratamiento de su enfermedad y deben colaborar con el médico y el resto de profesionales de la salud. Han de saber que lo pueden conseguir con una mayor formación por su parte”. 

Carlos Goicoechea ha remarcado, además, que “no existen dos dolores iguales” y por ello también “deben tenerse en cuenta los aspectos psicológicos”. Además, ha insistido en que “no existe un marcador del dolor” y es este el motivo por el que “se debe llevar a cabo un abordaje multidisciplinar en el que la participación del paciente es fundamental”.