Todo individuo necesita referentes de autoridad que lo valoren para poder sentirse valorado, que lo estructuren para aprender a estructurar, que le permitan introyectar la autoridad para que la propia fuerza se convierta en seguridad y de ahí la fuerza de voluntad. 

Una orientación no adecuada provoca que las personas se estructuren de acuerdo a su subjetividad y no en función de la verdad (de lo que es evidente). 

Por tanto, una acogida adecuada, es decir, un nivel sensitivo y afectivo cubiertos y una buena orientación, o lo que es lo mismo, un nivel intelectual adecuadamente nutrido, son garantía de relaciones humanas saludables

Educar tiene que ver con tratar bien, con motivar e incentivar, con depertar en lo físico, lo afectivo, o intelectual y lo espiritual; en definitiva, con impulsar a vivir. Por ello, Daniel Pérez ha escrito el ‘GuíaBurros: El arte de educar’, una guía fácil y sencilla con la que el autor nos da útiles consejos para la educación de nuestros menores

https://www.elartedeeducar.guiaburros.es

 Daniel Pérez nació en Yeste (Albacete). Es psicólogo por la Universidad Complutense de Madrid, y jefe de servicio y director de programas en la Comunidad Autónoma de Murcia. 

Es autor y profesor de cursos sobre Técnicas de Investigación en Desarrollo Personal, y ejerce como psicoterapeuta individual y de grupos. Es asesor personal de directivos de empresa y formador en máster de Psicología Clínica, así como ponente a nivel nacional e internacional en temas relacionados con el desarrollo humano. 

Fue cofundador de la primera comunidad “No-violencia activa” en España junto a Lanza del Vasto, discípulo de Gandhi. Fue fundador y director del centro de Psicología aplicada “Espacio Humano” de Murcia.