La velocidad de acortamiento de unas secuencias de ADN denominadas telómeros está relacionada con la esperanza de vida. Cuanto más rápido se acortan, más enfermamos y menos tiempo vivimos. Por eso, una forma de prevenir las enfermedades es previniendo el acortamiento de los telómeros. El material genético se organiza en cromosomas dentro el núcleo de nuestras células. Los telómeros son las estructuras situadas en los extremos de los cromosomas y protegen nuestro material genético. Sin telómeros las células no vivirían, así que se podrían considerar como el reloj biológico de la vida celular, ya que su longitud disminuye a medida que envejecemos de forma natural. Cuanto más cortos son los telómeros, más enfermedades se producen y aumenta el riesgo de mortalidad.

Ahora, un grupo investigador de la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili ha realizado una revisión de estudios científicos previos con la colaboración de datos de investigadores de diferentes países que concluye que las personas que se adhieren a una dieta mediterránea tienen los telómeros más largos en comparación a las que se adhieren menos. Estos resultados demuestran que la velocidad de acortamiento de los telómeros se puede reducir siguiendo este patrón dietético.

De izquierda a derecha, Jordi Salas-Salvadó, Nerea Becerra-Tomàs, Pablo Hernández-Alonso y Sílvia Canudas Puig.

Los resultados de este estudio, publicados en la revista científica Advances in Nutrition han obtenido Después de analizar todas las investigaciones epidemiológicas y los ensayos clínicos en humanos presentes en la literatura científica hasta el diciembre de 2018, valorando la relación entre el adherencia a una dieta mediterránea y el acortamiento de los telómeros. Este Trabajo ha sido liderado por los investigadores Silvia Canudas (Universitat Rovira i Virgili), Nerea Becerra-Tomás (Universitat de Valencia) y Pablo Hernández-Alonso (Instituto de Investigación Biomédica de Málaga), todos ellos integrantes del equipo liderado por el investigador Jordi Salas-Salvadó, del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la Universitat Rovira y Virgili, e investigador principal del CIBERobn y del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili, de los que también forman parte los otros investigadores.

La dieta mediterránea se ha relacionado sistemáticamente con una serie de beneficios para la salud, incluyendo la disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer. De hecho, es considerada una de las dietas de las que más evidencia tenemos para la prevención de enfermedades cardiovasculares y favoreciendo un envejecimiento saludable, en parte debido a sus reconocidas propiedades antiinflamatorias y antioxidantes altamente demostradas, las que pueden impactar en la longitud de los telómeros .

El trabajo incluye 8 estudios observacionales, y comprende 13.733 participantes de 5 países diferentes seleccionados a partir de una búsqueda bibliográfica para poder identificar la asociación entre la adherencia a un patrón de dieta mediterránea con el acortamiento de los telómeros. “Un punto de original y de calidad del estudio es la participación de los investigadores principales de los artículos revisados, proporcionando datos inéditos para poder reunir los resultados del estudio”, explica Jordi Salas-Salvadó. Este trabajo supone el análisis más amplio realizado hasta ahora que muestra una asociación beneficiosa de la dieta mediterránea y el acortamiento de los telómeros.