La Asociación Norte de Tenerife de Atención a las Drogodependencias (ANTAD), entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo la prevención de las adicciones a sustancias y comportamentales, además del tratamiento e inserción social de dichos pacientes, puso en marcha un proyecto en sus centros de atención a usuarios de sustancias adictivas para facilitar el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de los pacientes infectados por el virus de la de Hepatitis C atendidos por las Unidades de Atención al Drogodependiente (UADs) gestionadas por la asociación. Con motivo de la pandemia, ANTAD tuvo que adaptar las instalaciones y el personal a las nuevas circunstancias, deteniendo alguno de estos programas, pero con la desescalada y la nueva normalidad, la asociación ha vuelto a retomarlos y, así, seguir trabajando y sumarse al objetivo marcado por la OMS de conseguir para el año 2030 eliminar la hepatitis.

Este programa en concreto, se lleva a cabo en los UADs que gestiona la Asociación tanto en el Puerto de la Cruz como en Granadilla. Para su desarrollo, ANTAD trabaja en estrecha colaboración con los especialistas del Hospital Universitario de Canarias y del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria. “En los centros obtenemos muestra de sangre, la enviamos al hospital para analizar y, si resulta positivo en hepatitis C, se da cita con el especialista para la administración del tratamiento y manejo adecuado de la enfermedad. En caso de que el paciente no se encuentre en condiciones de asistir al hospital para recibir el tratamiento, la propia asociación se encarga de ir a recogerlo y custodiarlo hasta su administración, con el objetivo final de facilitar el proceso a los afectados”, detalla Ángel Baute García, presidente de ANTAD.

El presidente de ANTAD ha resaltado la labor de la asociación en el acompañamiento a los especialistas de algunos pacientes. “Es fundamental para el éxito del proceso, dado que son pacientes más complejos, poco vinculados al sistema sanitario, y muchas veces sin recursos para ir al Hospital, que a veces está bastante alejado de su área, como por ejemplo en el caso de la UAD de Granadilla con el Hospital de la Candelaria”. 

Como complemento a este circuito asistencial establecido entra las UADs y los especialistas, la asociación y el Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Canarias, establecieron un sistema de consultas virtuales a través de telemedicina que “permite estar más cerca del control de la infección en esta población vulnerable y simplificar aún más el proceso, al acercar virtualmente el especialista a las UADs manteniendo la calidad de la asistencia”, explica el doctor Manuel Hernández Guerra, Jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario de Canarias y uno de los impulsores del proyecto que ha sido recientemente presentado en el Congreso virtual de la Asociación Europea que tuvo lugar el pasado dia 27 de Agosto.  

La prevalencia de infección por el virus de la hepatitis C en este colectivo es la más alta, situándose entre el 30%-50%, según datos aportados por las entidades. “Al ser una infección con una alta concentración y geolocalizada en las UADs, representa una oportunidad única de tratamiento, de disminuir la transmisión y evitar las reinfecciones. Actuar sobre este colectivo es fundamental desde el punto de vista de Salud Pública”, añade el doctor Manuel Hernández Guerra.

Desde el inicio del proyecto se han realizado con éxito alrededor de 446 cribados. “Gracias a esta estrategia pionera, que será presentada en los próximos congresos nacionales e internacionales, hemos conseguido rescatar a muchos pacientes que eran candidatos a recibir tratamiento y que por varios motivos no habían sido evaluados completamente. Tras acercar el tratamiento a las UADs, se ha confirmado que el número de infecciones nuevas disminuye”, concluye el doctor.