El Instituto Oftalmológico Fernández-Vega (IOFV), en colaboración con su Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO), están desarrollando un nuevo método de diagnóstico precoz del alzhéimer a través de la observación de la retina. Una nueva forma de análisis que ha sido posible gracias a que la retina es una parte accesible del sistema nervioso central que sufre los mismos procesos degenerativos que el tejido nervioso cerebral. 

Con este proyecto, denominado “Neuroeye”, se pretende desarrollar un procedimiento no invasivo que permita identificar las lesiones neurodegenerativas en la retina y en la córnea, diagnosticando así enfermedades como el alzhéimer. “Este proyecto estudia los diferentes patrones de las lesiones oculares en pacientes con alzhéimer utilizando métodos ópticos disponibles en todos los servicios de Oftalmología. De la misma manera que las lesiones nerviosas se acumulan en el cerebro, también aparecen en la retina”, ha señalado el doctor Ignacio Alcalde, investigador principal de la unidad de superficie ocular de la Fundación de Investigación Oftalmológica.

En este sentido, el Profesor Jesús Merayo, director del Instituto Universitario Fernández-Vega, ha explicado que, para lograr diferenciar las lesiones propias del alzhéimer de otras patologías relacionadas con el envejecimiento, como la degeneración macular o el glaucoma, el proyecto utiliza inteligencia artificial capaz de comparar grandes cantidades de variables. “El sistema se basa en algoritmos que aprenden a reconocer patrones en imágenes ópticas de la retina y de la córnea. Es gracias a este análisis de imagen y datos lo que nos permitirán desarrollar nuevos sistemas de detección temprana”, ha explicado el Profesor Merayo.

Día Mundial del alzhéimer. El diagnóstico precoz.

En nuestro país, actualmente padecen enfermedad de Alzheimer unas 800.000 personas, siendo el 34% mayores de 85 años1. Unas cifras elevadas que se deben, por un lado, al incremento de la población envejecida en los países desarrollados y, por otro, a que se trata de una enfermedad en la que, pese a que se inicia muchos años antes, el deterioro neuronal avanza silenciosamente. Ante esta situación, cada 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del alzhéimer, cuyo objetivo es sensibilizar sobre esta enfermedad y sus consecuencias, promover el diagnóstico precoz así como la prevención de esta patología. 

En cuanto al diagnóstico precoz, ambos doctores han coincidido en el papel fundamental que juega este nuevo método de evaluación. “Las enfermedades neurodegenerativas se inician muchos años antes de manifestar los primeros síntomas y muchas veces cuando podemos dar un diagnóstico es ya demasiado tarde. Al final, la terapia será más efectiva cuanto más precoz es el diagnóstico de la enfermedad”, ha destacado el doctor Ignacio Alcalde, quien ha señalado que la inclusión de la Oftalmología como punto inicial de la detección de enfermedades neurodegenerativas, en conexión directa con el Neurólogo, impactaría no solo en la identificación temprana de un gran número de enfermos, sino también en la mejora de la eficacia de las terapias y, por supuesto, en la ayuda al diagnóstico. 

En la parte de investigación clínica de este proyecto están trabajando también los doctores del IOFV, Álvaro Fernández-Vega, Eva Villota y, por parte del Hospital universitario Central de Asturias, (HUCA), la Dra. Begoña Bahamonde.  

Este proyecto en cuestión se suma a los que está desarrollando actualmente la FIO con sus grupos de investigación especializados en superficie ocular, neurobiología de la retina y glaucoma, y cuenta con la financiación IDE/2018/000396 del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA) y la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).