Sanofi y GSK han finalizado y firmado hoy un acuerdo de compra anticipada con la Comisión Europea (CE) para el suministro de hasta 300 millones de dosis de la vacuna adyuvada para la COVID-19 una vez sea aprobada. La vacuna candidata se basa en la tecnología de proteínas recombinantes que actualmente es empleada por Sanofi para producir una de sus vacunas contra la gripe y la establecida tecnología adyuvante de GSK. Este acuerdo final confirma el anuncio realizado el pasado 31 de julio por parte de ambas compañías y marca un hito importante en la protección de las poblaciones europeas frente a la COVID-19.

El contrato permitirá la compra de la vacuna por parte de todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE), así como la donación a países de ingresos bajos y medios. Este acuerdo con la UE contribuirá a los esfuerzos de ampliación de la capacidad de producción de Sanofi y GSK. El antígeno y las dosis finales de vacuna se fabricarán en Europa en los centros industriales de ambas compañías ubicados en Bélgica, Italia, Alemania y Francia.

Como Compañía tenemos la misión de contribuir a controlar la pandemia de la COVID-19 y el cierre de este acuerdo para Europa significa un hito muy importante. Una vez se haya demostrado satisfactoriamente la seguridad y eficacia en los ensayos clínicos, esperamos que esta vacuna desempeñe un papel fundamental en la lucha global contra esta enfermedad y en la protección de la población. Tenemos el firme compromiso de proporcionar una vacuna que sea asequible y accesible para el mayor número de personas posibles y desde Sanofi España nos complace poder contribuir al esfuerzo de organizar y activar una solución de suministro para todo el continente”, señala Ignacio Saez-Torres, General Manager de Sanofi Pasteur España.

“GSK tiene el compromiso, junto con Sanofi, de fabricar esta vacuna en Europa y de ponerla a disposición de los países europeos. Ambas compañías contamos con una importante capacidad de I+D y producción en Europa, respaldada con el acuerdo firmado hoy. En GSK España nos sentimos muy orgullosos de este logro. En las actuales difíciles circunstancias de pandemianuestra misión de ayudar a que las personas puedan hacer más, sentirse mejor y vivir más tiempo se hace más presente e importante que nunca”, añade Cristina Henríquez de Luna, Presidenta y Consejera Delegada de GSK España.

Las compañías anunciaron el pasado 3 de septiembre el inició de los ensayos clínicos fase 1/2 y la previsión de comenzar el estudio fase 3 a finales de 2020; la aprobación regulatoria podría solicitarse en la primera mitad de 2021. Gracias en parte al acuerdo firmado hoy, Sanofi y GSK están ampliando la capacidad de fabricación del antígeno y adyuvante para llegar a producir hasta mil millones de dosis al año, contribuyendo de esta manera a responder a la elevada y urgente demanda de vacunas frente a la COVID-19 en todo el mundo.

Sanofi y GSK: comprometidos con hacer que la vacuna para la COVID-19 esté disponible a nivel mundial

En julio de 2020, Sanofi y GSK anunciaron la colaboración con el gobierno de los Estados Unidos para suministrar hasta 100 millones de dosis de su vacuna recombinante adyuvada para la COVID-19. El gobierno de los EE UU tiene la opción adicional, a largo plazo, de ampliar la compra de hasta 500 millones de dosis más.

Sanofi y GSK también planean suministrar, si tiene éxito, dosis de la vacuna adyuvada para la COVID-19 a COVAX, el pilar de vacunas del ACT-Accelerator (Access to COVID‐19 Tools), una plataforma de colaboración global que cuenta con líderes de gobiernos, organizaciones de salud globales, empresas y organizaciones filantrópicas con el objetivo de acelerar el desarrollo, la producción y el acceso equitativo a las pruebas, tratamientos y vacunas para la COVID-19.

El compromiso de GSK para hacer frente a la pandemia de la COVID-19

GSK está colaborando, mediante el uso de nuestra tecnología de adyuvantes, con empresas y grupos de investigación de todo el mundo que trabajan en prometedoras vacunas candidatas para la COVID-19. El uso de un adyuvante es de particular importancia en una situación de pandemia, ya que puede ayudar a reducir la cantidad de proteína de vacuna requerida por dosis, lo que permite producir más dosis de vacuna y, por lo tanto, contribuir a proteger a más personas. GSK no espera obtener beneficios de las vacunas para la COVID-19 durante el periodo de pandemia, e invertirá cualquier potencial beneficio que pueda obtener a corto plazo en la investigación relacionada con el coronavirus y en la preparación de futuras emergencias pandémicas, ya sea a través de las inversiones internas de GSK, o con socios externos.