Dr. Antonio Requena: “La responsabilidad y transparencia al actuar de forma rápida ante situaciones desfavorables como esta pandemia nos permiten ofrecer las mejores garantías a pacientes, trabajadores y sociedad en general”
Alternate textValencia, 6 de octubre de 2020El marco sanitario mundial es actualmente noticia de última hora en estado constante. En España, si bien parecía que empezábamos a celebrar en verano un pequeño triunfo en aras de acabar con la COVID-19, nos encontramos con una actualidad muy diferente donde, no solo no hemos podido pasar página, sino que estamos inmersos en la segunda ola de contagios de este virus. Todo esto nos muestra la importancia de la salud y la seguridad como pilares fundamentales del bienestar social, médico, político, económico y cultural.
Por ello en IVI, desde hace ya 30 años, se erige como prioridad la seguridad de los pacientes, y más ahora si cabe, de acuerdo a la crisis sanitaria. Los tratamientos de reproducción asistida no suelen ser camino fácil, incluso a veces resulta más largo de lo esperado. Algunos pacientes experimentan dudas sobre abandono del tratamiento y temores que no llegan a mitigarse durante todo este proceso. La labor de IVI es conseguir la confianza plena de sus pacientes, ayudarles y acompañarles hasta lograr su sueño. La calidad asistencial, excelencia en los procesos, tecnología y técnicas punteras, así como profesionales altamente cualificados no dejan lugar al azar en esta aventura hacia la maternidad. La seguridad del paciente es fundamental para proporcionar servicios sanitarios de calidad, estos servicios deben ser eficaces y seguros y, sobre todo, deben estar centrados en las personas.
“Nuestro objetivo principal no es únicamente que nuestros pacientes puedan conseguir un recién nacido sano en casa, sino que todos los tratamientos que tengan que hacer para llegar a ese fin se hagan con la máxima agilidad y seguridad, adecuando nuestros protocolos para garantizar su bienestar en todo momento. Para nosotros, uno de los retos más importantes, ya no solo es conseguir las mejores tasas de gestación, sino también evitar cualquier evento adverso que pudiese tener un efecto negativo, ya sea físico o psíquico, en cualquiera de nuestros pacientes. La responsabilidad y transparencia al actuar de forma rápida ante situaciones desfavorables como la actual pandemia nos permite seguir adelante con las mejores garantías para pacientes, trabajadores y sociedad en general”, explica el doctor Antonio Requena, director médico de IVI.
Esto se consigue a través de las mejores herramientas tecnológicas, como por ejemplo el testigo automático de trazabilidad, que nos permite verificar tanto la identidad del paciente como de sus gametos y embriones durante todo el tratamiento, además de procesos estrictamente protocolizados. IVI es, además, pionero en diseñar nuevos procesos e investigaciones, y una vez estos quedan implantados, se perfeccionan a través de una formación continua.
“Trabajamos de forma activa en la parte más clínica. Desde hace años intentamos, y hemos conseguido casi en el 100% de los casos, hacer transferencias de un solo embrión. Gracias a esto, nuestra tasa de embarazos múltiples es muy baja y luchamos por ello, porque sabemos que los embarazos múltiples son un problema en cuanto a que conlleva más complicaciones médicas tanto para la madre como para el futuro bebé”, apunta el Dr. Requena.
“También hemos implementado los test de estudios genéticos de portadores para todos nuestros donantes, tanto de óvulos como espermatozoides, con el objetivo de evitar, en lo que esté en nuestra mano, que pueda haber una transmisión de alguna enfermedad genética a los pacientes que hacen uso de gametos donados. Esto añade una gran seguridad al proceso y les da a los pacientes tranquilidad y confianza a la hora de optar por este tipo de tratamientos. De hecho, muestra de lo importante que es la seguridad del paciente para nosotros, todas nuestras clínicas han sido auditadas por un tercero independiente y tenemos un Sello de Calidad de la Norma Española de la Gestión de Riesgos del Paciente. Esto nos permite ofrecer la mayor transparencia y fiabilidad en nuestros resultados”, añade.
Una parte fundamental de IVI son los profesionales que lo integran; ellos son la mejor herramienta. Los mejores especialistas, reconocidos y premiados internacionalmente por sus estudios científicos, ponen su conocimiento y experiencia a disposición de esas mujeres y parejas que confían en ellos su mayor anhelo. Pero, por encima de todo, en IVI no solo se tratan problemas médicos, sino personas. El mayor éxito de IVI es la felicidad de sus pacientes, y esto se traduce en los más de 200.000 niños y niñas que han llegado al mundo desde que el líder mundial en medicina reproductiva comenzara su andadura hace ya tres décadas.