La doble jornada científica dedicada a la Alianza por la Salud Periodontal y General, que ha tenido lugar en el marco del Congreso Sepa OnAir2020, ha servido para corroborar la creciente acumulación de evidencias que apuntan hacia nuevas relaciones sistémicas de la periodontitis, mostrándose novedosas estrategias para la prevención de patologías sistémicas a partir de una buena salud bucal y el importante papel que tiene la consulta dental en la promoción de la salud general.

“Este Simposio ha reafirmado la importancia de la salud bucodental en el contexto de la salud general”, destaca el Dr. Miguel Carasol, coordinador principal de las sesiones llevadas a cabo en el ámbito de la Alianza por la Salud Periodontal y General, promovida por la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) hace casi un lustro y que se ha ido reforzando con el tiempo. Y es que, según subraya, “hemos podido confirmar que hay enfermedades muy relevantes para el ser humano en las que la periodontitis puede influir, como la patología cardiovascular isquémica (infartos agudos de miocardio, ictus), la diabetes mellitus, el síndrome metabólico, la neumonía aspirativa, el cáncer o la enfermedad de Alzheimer”.

Importantes implicaciones

El simposio se ha estructurado en tres bloques, de forma que se han mostrado las nuevas relaciones de la periodontitis con importantes enfermedades sistémicas, se han resumido algunas iniciativas para la prevención de las patologías sistémicas y su relación con la salud bucodental y, finalmente, se ha puesto el acento en el papel del equipo de salud bucodental en la promoción de la salud general.

Además, en el Simposio se ha efectuado la presentación pública de un protocolo diseñado por SEPA para la detección en la consulta dental de enfermedades ocultas para el paciente, como la diabetes mellitus, así como factores de riesgo cardiovasculares como la hipertensión arterial, la fibrilación auricular o la obesidad. “Mediante pruebas muy sencillas y asequibles se orientará al paciente sobre la conveniencia de acudir a su médico de Atención Primaria o especialista para evaluar un posible diagnóstico del cuadro de sospecha”, destaca el Dr. Carasol, quien subraya que “es un protocolo que se puede realizar en el sillón dental en pocos minutos, y que puede salvar vidas a personas que no conozcan su riesgo sistémico”.

Este encuentro multidisciplinar ha servido, en general, para estrechar lazos, revisar nuevas evidencias clínicas y establecer nuevos proyectos de colaboración entre los profesionales de la salud bucodental y los profesionales de distintas disciplinas médicas, desde la Cardiología o la Neumología hasta la Endocrinología y Neurología.