La residencia ORPEA Madrid Aravaca, acaba de abrir una nueva unidad de psicogeriatría especializada en la atención de residentes con antecedentes de patologías psiquiátricas o mayores con síntomas psiquiátricos secundarios derivados de un trastorno neurocognitivo, como la demencia. La unidad se ha creado en colaboración con la Clínica López Ibor, una de las entidades de mayor prestigio en la especialidad de Psiquiatría y Salud Mental en España.

Más de un 20 % de las personas mayores de 65 años desarrollan algún trastorno mental, una cifra considerable teniendo en cuenta que la población mayor sigue creciendo. Además, “este tipo de alteraciones están directamente relacionadas con la pérdida de autonomía, discapacidad y dependencia. Por lo que resulta prioritario abordarlas de manera correcta para  garantizar el bienestar y calidad de vida de estas personas”, sostiene la directora Sanitaria de ORPEA, Victoria Pérez. De ahí la importancia de contar con unidades especializadas en psicogeriatría.

La unidad de psicogeriatría de la residencia ORPEA Madrid Aravaca está  dirigida a personas mayores con patología psiquiátrica que requieren de institucionalización debido al incremento de la necesidad de cuidados y supervisión. El objetivo, en estos casos, es rehabilitar y mejorar la autonomía personal.

Para ello, esta unidad está formada por un completo equipo profesional, tanto de ORPEA como de la Clínica López Ibor (médico, neuropsicólogo, enfermero, terapeuta ocupacional, fisioterapeuta, trabajador social y auxiliares de enfermería), liderado por el psiquiatra del centro. 

Además, emplea terapias innovadoras y eficaces que favorecen el bienestar físico, mental y emocional de los residentes, como la psicoestimulación cognitiva, mindfulness, entrenamiento de la atención, arteterapia, musicoterapia, neurocognitivo lúdico, actividades para fomentar la inteligencia emocional, etc.

Instalaciones y atención personalizada

En la unidad de psicogeriatría de ORPEA Madrid Aravaca las habitaciones son individuales, confortables y seguras. Además, cuenta con espacios comunes protegidos, cálidos y bien iluminados. 

En el momento del ingreso, un equipo multidisciplinar realiza al residente una valoración integral de las patologías de base para establecer los controles analíticos y seguimiento de tratamiento farmacológico especializado, acorde a sus necesidades.

La supervisión es continuada por parte de los integrantes del equipo asistencial y técnico, que intentan crear hábitos, rutinas y objetivos terapéuticos para la estimulación funcional y de la autonomía. 

Ingresos temporales

El ingreso en la unidad de psicogeriatría puede ser temporal, pudiendo recibir el alta tras estabilización clínica. También se contempla el ingreso temporal por respiro familiar, es decir, para descarga emocional de los cuidadores principales.