El 70% de los españoles padece algún tipo de dolencia común en sus pies, según datos del Colegio de Podólogos de la Comunidad Valenciana. Unos dolores que generalmente están relacionados con posturas incorrectas en la forma de caminar, así como determinadas formas de pie y el uso inadecuado del calzado, y que generan las tres patologías más comunes que pueden sufrir los pies: fascitis plantar, espolón calcáneo y metatarsalgia (almohadilla). 

En este escenario y tras largos estudios y tests en su taller, una joven ortopeda catalana, Clara Pérez-BonfiLs, ha patentado un sistema innovador para estas afecciones que producen dolor en los pies, impidiendo que sigamos con nuestra rutina habitual

“Como ortopedista me di cuenta de cuáles son los dolores más comunes de los clientes (fascitis plantar, espolón calcáneo y metatarsalgia), y decidí hacer una plantilla 3 en 1 que se pudiera vender sin necesidad de ir a una ortopedia y que se pudieran encontrar en la farmacia o solicitarlas de forma online”, explica Clara Pérez-BonfiLs, fundadora de Smou

Esta experta destaca que “tras el análisis de una infinidad de plantillas a medida, hemos encontrado la solución que le va bien al 99% de la población siendo innecesario un estudio personalizado y reduciendo los costes al ofrecer una alternativa hasta ahora inexistente entre las plantillas estándar, que no están diseñadas específicamente, y las realizadas bajo un estudio biomecánico, que conllevan una inversión más que considerable. Smou representa el medio”. 

Las novedades que presentan las plantillas Smou es que son piezas de ‘quita y pon’ que proporcionan una descarga adecuada en el talón, lo que está indicado para fascitis plantar y espolón calcáneo. Además, presenta una base de resina y látex que aporta sujeción y confort al arco interno. 

Por su parte, las plantillas Smou, que ofrecen solución a problemas derivados de determinadas formas del pie, del uso excesivo de tacón alto, de la práctica de deportes de impacto o en superficies irregulares, del sobrepeso o del uso de calzado inadecuado, mejora la pisada por los arcos que tiene y el apoyo; así como equilibra la estructura y mejora la postura. 

Los materiales usados en la producción son de máxima calidad: látex sintético, que aporta amortiguación, resina que aporta dureza y sujeción de la estructura plantar/corporal; capa de memory foam, lo que ayuda también a la amortiguación; y forro de microfibra, que tiene un tacto suave y que aporta una absorción total con lo que evita el mal olor y el sudor.