La música tiene beneficios extraordinarios para el bienestar emocional de las personas, incluidas aquellas que padecen Alzheimer o algún otro tipo de demencia. Volver a escuchar canciones que han sido importantes a lo largo de la vida tiene efectos positivos para la calidad de vida de personas con deterioro cognitivo, conectándolas con su pasado para revivir sensaciones que parecían olvidadas.

Poner en valor los efectos beneficiosos de la música y las relaciones intergeneracionales es uno de los grandes objetivos del proyecto “Life Soundtrack, la música de mi vida”. Una iniciativa de la Fundación Pasqual Maragall, con la colaboración del Music Technology Group (MTG) de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), y con el apoyo de la Fundación ”la Caixa”, que este año, a pesar de la pandemia de la Covid-19, ha sacado adelante el proyecto que ya había iniciado con alumnos de cuarto de la ESO de las escuelas L’Ateneu i El Brot de Sant Joan Despí, y personas mayores con deterioro cognitivo del centro residencial SOPHOS de la misma localidad.

Las sesiones presenciales de conocimiento mutuo entre jóvenes y mayores antes del estado de alarma permitieron a los alumnos recoger la información necesaria para obtener las listas de reproducción personalizadas con canciones significativas de la vida de cada una de las personas afectadas. Durante el confinamiento pudo reprenderse el vínculo entre las dos generaciones. Esta iniciativa concluyó a principios de octubre con un acto simbólico de entrega de las bandas sonoras a los participantes.

Tal y como explica Nina Gramunt, directora técnica del área social y de divulgación de la Fundación Pasqual Maragall, “Life Soundtrack es una experiencia que posibilita la relación intergeneracional entre personas mayores con deterioro cognitivo y chicos y chicas jóvenes, adolescentes, en el marco de un aprendizaje de servicio comunitario. Este proyecto nos permite poner en valor los efectos positivos de la música, sensibilizar a los jóvenes sobre realidades que les puedan resultar lejanas, y fomentar vocaciones sociales y profesionales”.

Desarrollo del proyecto en plena pandemia de la Covid-19 

Esta nueva edición del proyecto “Life Soundtrack” arrancó en octubre de 2019 con sesiones formativas en las escuelas L’Ateneu i El Brot sobre el proyecto, sobre la realidad de las personas mayores con deterioro cognitivo y un taller para aprender a utilizar la plataforma Banda Sonora Vital, del Music Technology Group de la UPF, para obtener las listas musicales personalizadas. A partir del mes de enero de este mismo año se pusieron en marcha las sesiones de conocimiento mutuo y de disfrute de la música en el centro residencial SOPHOS, pero el estallido de la pandemia en marzo interrumpió de lleno este proceso.

A pesar del estado de alarma y las medidas de distancia social, alumnos y residentes siguieron en contacto, primero a partir de un intercambio de videos con mensajes de ánimo y afecto, y más adelante mediante videollamadas. Gracias a las nuevas tecnologías, las sesiones pudieron retomarse en junio, hecho que permitió a los chicos y chicas disfrutar con las personas mayores de sus bandas sonoras personalizadas.

Finalmente, en octubre se hizo un acto simbólico en el centro residencial, en el que un reducido grupo de jóvenes participantes del proyecto pudieron entregar, simbólicamente y en representación de todos, los auriculares que contenían las bandas sonoras personalizadas de cada una de las personas con deterioro cognitivo.

Vídeo del proyecto

Totos los encuentros y momentos del proyecto “Life Soundtrack, la música de mi vida” se han registrado con el objetivo de hacer un video resumen.

Hay que destacar que la canción de los créditos del video, “A tu lado”, interpretada por Helena Bianco, y que ha sido cedida para su uso para este proyecto, da nombre a la última campaña de la Unión Democrática de Pensionistas, en colaboración con el medio de comunicación 65ymás, para lanzar un mensaje musical positivo sobre la importancia de valorar al colectivo de personas mayores.