Las fiestas navideñas, por lo general, son una época especial para celebrar con los más allegados. Es también un momento para el reencuentro con los mayores, un grupo muy numeroso en España. De hecho, según el Instituto Nacional de Estadística hay casi dos millones de personas con más de 65 años.

Sin embargo, uno de cada cinco ancianos pasa las Navidades completamente solo, ya sea porque no tiene relación con sus familiares (32%), su familia se va viaje (21%), sus allegados no viven en España (15%) o directamente porque no tienen un familiar directo (12%), según un reciente estudio de ThyssenKrupp.

Además, este año va a ser especialmente difícil para este colectivo, ya que aparte de ser el más castigado por el coronavirus, las restricciones de la pandemia va a dificultar aún más si cabe sus reuniones familiares.

La soledad de los mayores en Navidad es una sombra que planea sobre los hogares de cientos de miles de ancianos socialmente aislados y al margen de las celebraciones familiares que son tan comunes en esta época del año.

La propia Organización Mundial de la Salud alerta de que la falta de atención es un factor a tener en cuenta porque fortifica el deterioro físico y psíquico de las personas mayores. Demostrarles el cariño y que se sientan queridos tiene que ser habitual durante todo el año, con especial sensibilidad en una época tan señalada como la Navidad.

Alternativas de cuidado en tiempos difíciles

Cada vez existen más alternativas para acompañar a las personas mayores. Aparte de los programas impulsados por las autoridades o la labor de los voluntariados, la tecnología también está aportando a la sociedad.

Un ejemplo es la plataforma online Cuidum, una empresa social que lleva luchando desde sus orígenes tanto por los derechos de las personas mayores como por el de las cuidadoras.

Por un lado, el 80% de los ancianos prefieren envejecer en casa, una opción que les permite mantener un contacto más estrecho con familiares, amigos y conocidos, les garantiza mayor intimidad y les proporciona mayor autonomía y libertad, entre otros beneficios. Por ello, Cuidum se adapta a las circunstancias personales y económicas de cada familia y les ofrece una atención personalizada para que cuenten con un cuidador con experiencia.

La figura del cuidador a domicilio es quien ha dado solución al problema de la soledad en la tercera edad, aportando un poco de luz en este panorama tan oscuro, proporcionándoles a los mayores justo lo que más necesitan en este momento: compañía y, sobre todo, esperanza. Por ello, Cuidum se moviliza por los cuidadores en su lucha contra la economía sumergida, una economía en la que se pagan salarios por debajo del mínimo interprofesional y se dejan sin derechos a miles de cuidadores en todo España.

Además, en su labor por acompañar a este colectivo durante esta época, Cuidum se ha unido por segundo año a la Asociación Benéfica Geriátrica (ABG) para poner en marcha el proyecto social navideño #NigúnMayorSinRegalos, gracias al cual se entregarán regalos a las personas mayores ingresadas en Navidad en 12 centros hospitalarios de la Comunidad de Madrid.

Aunque debido a la pandemia, los voluntarios no podrán recorrer habitaciones de cada hospital dando abrazos, repartiendo villancicos, emoción y conversación a los mayores hospitalizados como en anteriores ediciones, la campaña seguirá aportando cariño y generosidad.