El sector de la Ortopedia continúa trabajando durante la borrasca Filomena, que ha causado varios estragos en distintas ciudades y municipios. Tanto la nieve como las heladas de los últimos días hacen muy peligroso que los ciudadanos transiten por aceras y calles y, es por eso que, el sector ha notado un aumento de la atención a pacientes por caídas que necesitan, entre otros tratamientos, el uso de corsés o collarines. 

Los pacientes están teniendo muchas dificultades para llegar hasta los hospitales por sus propios medios y el propio presidente de la Federación Española de Ortesistas y Protesistas, Pablo Martín Pérez Aragundi, está trasladando a los usuarios a los centros hospitalarios en su coche privado para que allí sean atendidos por el servicio de traumatología. 

En este sentido, el presidente de la FEDOP insta a los ciudadanos en general y a las personas mayores y con movilidad reducida, en particular, a realizar los menores desplazamientos posibles, “la situación es muy complicada, se están produciendo muchas caídas y estamos ayudando a los servicios de traumatología de los hospitales acercando incluso a los pacientes hasta el propio centro hospitalario”, asegura Pablo Martín Pérez Aragundi. 

La labor de estos técnicos ortoprotésicos es muy importante porque tienen que trabajar con urgencia y rapidez para despejar los hospitales, que se encuentran al borde de la saturación ante el aumento de contagios por la COVID-19.