Con el objetivo de seguir contribuyendo en la búsqueda de las fórmulas más adecuadas que permitan retomar las acciones necesarias para alcanzar la eliminación de la hepatitis C en España, el equipo multidisciplinar constituido por representantes de los agentes involucrados en la eliminación de la hepatitis C en cada comunidad autónoma se volvió a reunir bajo el paraguas del proyecto Retomando la eliminación del virus de la hepatitis C (REC), organizado por la compañía biofarmacéutica AbbVie. En esa ocasión, se compartieron los aprendizajes y conclusiones de las diferentes reuniones de trabajo regionales que se desarrollaron con los objetivos de analizar la situación tras la pandemia de la COVID-19, identificar barreras por comunidad autónoma para la eliminación de la hepatitis C y detectar las mejores prácticas realizadas que permitieran definir planes de acción adaptados a las características de cada población. 

Según los expertos, es clave el abordaje de tres poblaciones de riesgo para retomar la actividad de eliminación de la hepatitis C. Estos grupos son: pacientes dentro del sistema, personas con adicción a drogas y los pacientes de psiquiatría. 

En España, se estima que entre el 3,9 y el 36,2% de la población vulnerable (personas sin hogar, usuarios activos de drogas, etc.) están infectados por VHC[i], que el 53,3% de los usuarios de drogas inyectables tienen infección activa por VHC[ii] y que entre un 45% y un 85% de los pacientes con VHC no están diagnosticados[iii]. Por este motivo, los expertos han resaltado la importancia de identificar los diferentes grupos de riesgo, tipología, características y barreras específicas, para el desarrollo de acciones dirigidas y más efectivas.

Ante ello, se han planteado como soluciones a esta situación el desarrollo de estrategias de prevención, cribado y tratamiento específicas para cada grupo, así como la forma de poder ejecutar dichas propuestas en cada comunidad autónoma. A este respecto, se llevarán a cabo nuevas reuniones con el objetivo de “seguir trabajando para convertir en realidad las propuestas desarrolladas por cada grupo de trabajo, contando con todos los agentes involucrados, y con especial foco en las principales poblaciones vulnerables”, ha explicado Javier Crespo, jefe de Servicio de Medicina Digestiva en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

“España ha venido trabajando de forma excelente en el campo de la VHC desde hace años y estaba en una situación muy favorable para alcanzar la eliminación de la hepatitis por virus C antes de la pandemia. Para mantener dicha posición es necesario retomar las actividades orientadas a la búsqueda proactiva de pacientes cuanto antes, y ese es el objetivo de este proyecto”, ha detallado el doctor Jose Luis Calleja, jefe de Servicio de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Universitario Puerta de Hierro (Majadahonda).

Por su parte, Eva Pérez Bech, presidenta de la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNETH), considera que para conseguir la eliminación de la hepatitis C es indispensable la colaboración entre ONGs, organizaciones sociales, entidades públicas y profesionales sanitarios. “En España, sí se está produciendo esta colaboración entre los distintos agentes implicados, o al menos se estaba produciendo antes de la COVID-19. No obstante, quizás falta aún ese punto de determinación para llevar a cabo los diferentes planes de eliminación vigentes en nuestro país, y es necesaria una unificación de criterios. Debemos ir todos a una en esta lucha”. Asimismo, ha destacado el papel que han tenido las asociaciones de pacientes durante la pandemia: “hemos ejercido de ‘guía’ para los pacientes en un momento de gran incertidumbre. En nuestro caso, el paciente hepático es de gran riesgo ante el COVID-19 y, por tanto, hemos dedicado nuestros esfuerzos a hacer llegar a los pacientes la mejor información médica disponible en cada momento”, ha concluido.