El trabajo del logopeda en el campo de la audición no es muy conocido por la sociedad, sin embargo realiza una labor muy importante sobre todo en el caso de personas con una pérdida auditiva o sordera profunda que requiere un implante coclear. Precisamente, en ese caso del implante coclear, “el logopeda es una pieza clave para que el paciente pueda entender con un implante, ya que la audición es completamente diferente a la natural, y requiere la creación de una memoria auditiva que solo se consigue con rehabilitación”, explica la logopeda experta en rehabilitación auditiva en pacientes con pérdida auditiva y colegiada del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM), Inmaculada Noguero. 

El logopeda especialista en audición participa en la evaluación e intervención de niños o adultos con sordera, trabajando en equipo con otorrinos, audioprotesistas y, en caso de que la persona lleve implante coclear, con el programador del implante.

Es importante que, tanto niños y adultos, que tienen implante coclear, acudan a logopedia, ya que, “en el implante coclear, el logopeda es la pieza clave para que el paciente pueda alcanzar una audición funcional”, asegura Inmaculada Noguero. De hecho, puesto que esta rehabilitación es fundamental en casos de implante coclear, suele ser el otorrino el que deriva al paciente al servicio de logopedia.

Según esta experta, la rehabilitación logopédica se centra en estimular la audición, facilitar experiencias auditivas positivas, favorecer la compresión del lenguaje oral por vía auditiva, mejorar las dificultades que puedan existir en el habla, la voz, la articulación, el ritmo y en la prosodia y facilitar la adaptación social del sujeto al entorno.

¿Cuándo comienza la rehabilitación?

Una vez que se ha realizado la cirugía del implante coclear, debe pasar un mes para que al paciente le den la parte externa del implante y le hagan lo que se llama primera conexión. La rehabilitación logopédica comienza la misma semana en que se conecta el implante coclear.

No obstante, en el caso de los niños, la rehabilitación se inicia antes de colocar el implante coclear, lo que se denomina rehabilitación preimplante. “En este momento, el logopeda debe observar al niño con sus audífonos y ver sus reacciones y su avance para ayudar a la toma de decisiones sobre si es o no necesario el implante coclear. Una vez colocado el implante coclear, seguimos con la rehabilitación logopédica y auditiva”, aclara la logopeda.

Beneficios de la rehabilitación logopédica

Como señala Inmaculada Noguero, el paciente que ha recibido una evaluación auditiva, un diagnóstico, una adaptación protésica y una rehabilitación logopédica correcta, podrá volver a escuchar los sonidos ambientales y las voces de los demás. Podrá entender y mantener una conversación y volverá a ser partícipe de actos sociales en los que antes se apartaba y se aislaba por miedo o vergüenza.

“La prótesis auditiva, la rehabilitación, la motivación del paciente y la colaboración de los familiares han ayudado a superar muchas de las expectativas que los profesionales damos a los pacientes con implante coclear”, subraya esta logopeda, que se muestra satisfecha de que estas personas, en muchas ocasiones, pueden entender las voces a través de la radio o ir al cine, escuchar música, hablar por teléfono con facilidad, hacer reuniones de trabajo por videollamada o escuchar un audiolibro, siempre ajustando las expectativas a la realidad de cada paciente.