Durante 2020, los mayores han sido uno de los colectivos de más riesgo y que más han sido golpeados por la COVID-19. Antes del inicio de la pandemia, dos millones de personas mayores de 65 años vivían solas, de ellas, la inmensa mayoría mujeres (1,5 millones). La llegada del virus agravó esta situación de soledad, tanto por las restricciones a la movilidad, que en muchos casos impedían la visita de familiares, como por un sentimiento de miedo al contagio que causa mayor aislamiento, estrés y ansiedad.

En este contexto, “Tu Mayor Amigo” ha conseguido ayudar a más 300 personas mayores en condiciones de vulnerabilidad, cuidando tanto de aquellos que han padecido COVID-19, como acompañando a los que se han quedado más solos que nunca como consecuencia de la pandemia. Debido a la aparición del virus, muchas familias recurrieron al servicio para vigilar que sus padres/madres o familiares estaban bien, tomaban la medicación o daban un paseo diario. De facto, el 80% de las peticiones de ayuda que reciben desde “Tu Mayor Amigo” está relacionada con la parte emocional-afectiva y la compañía: desde necesidades tan básicas como el aseo personal, el acompañamiento al médico o a realizar trámites administrativos, como el ayudarlos en su vuelta a la “normalidad” ahora que por fin han recibido la vacuna.

Según Manuel Alonso, fundador de “Tu Mayor Amigo”: “La parte emocional juega un papel primordial en todas las personas, pero especialmente en los mayores. Acompañar, dar ánimos para seguir luchando a todos aquellos que han padecido la COVID-19 o ayudarles a su vuelta a la normalidad, acompañándolos al teatro o a sus planes con amigos, es algo tan fundamental para ellos como el aseo diario, ya que repercute en su estado de ánimo y en su salud. En definitiva, lo que de verdad necesitan las personas mayores es un amigo en el que apoyarse para conseguir realizar todas aquellas actividades que les hacen felices. Nadie debería renunciar a esta felicidad, tenga la edad que tenga, ése es nuestro objetivo”.

El funcionamiento es muy simple: el familiar o el propio mayor se pone en contacto con “Tu Mayor Amigo” se estudian sus necesidades y se le ofrece un servicio personalizado 100% con el personal mejor cualificado para cada función requerida: desde el cuidado más básico al mayor, hasta las tareas del hogar o el acompañamiento.

“Las soluciones tienen que pasar porque el mayor tenga más estabilidad, tenga la garantía de que alguien está preocupado por sus necesidades y le ayude a satisfacerlas. Cuando intentamos simplificarlas y reducirlas a una única tarea, en vez de contemplarlas de forma global, como un todo en común, como esa necesidad de contar con alguien que esté a su lado- afirma Manuel Alonso“Lo que necesitan es esa compañía y es muy gratificante cuando sentimos que se la damos. No hace falta que verbalicen su agradecimiento, hay gestos tan insignificantes como el que se acuerden de ti y te llamen por tu nombre, que lo dicen absolutamente todo”.  

En este sentido, es de vital importancia adaptarse la capacidad de respuesta y los diferentes imprevistos que pueden surgir en personas de estas edades. Por eso, “Tu Mayor Amigo” ofrece un servicio que atiende las 24 horas, todos los días del año y con una respuesta inmediata. Es precisamente en esta inmediatez en la que Grupo QDQ, ha ejercido un papel fundamental.

Ya que son los encargados de gestionar su presencia en internet, que ha acercado a los ciudadanos los servicios de “Tu Mayor Amigo”, facilitando el contacto con la empresa y la rapidez de respuesta. Una de las claves ha consistido en impulsar su presencia en internet mediante campañas SEM en buscadores, consiguiendo mejorar su rendimiento y destacar en los lugares en los que la empresa tiene sede física, como Madrid, Oviedo, Santiago de Compostela y Zaragoza. El resultado ha sido que “Tu Mayor Amigo” posee una una tasa de conversión, gente que acaba contratando el servicio desde su página web, de hasta el 6%, el triple del estándar de lo considerado como un buen resultado.

“Trabajar junto a “Tu Mayor Amigo” ha sido muy importante para nosotros, ya que creíamos en lo que hacía, en su objetivo, y quisimos respetar su visión y su labor lo más posible, mientras daban el salto digital” dice Javier Ortiz, Director de Marketing del Grupo QDQ. “En este año tan complicado, es su trabajo el que realmente marca la diferencia y ayudarles a llegar a la gente que los necesita ha sido tanto un desafío como un placer. Son el ejemplo de la importancia que tiene hoy en día no sólo tener una página web para hablar de quién son y qué ofrecen, sino de impulsar esa página, invertir en publicidad y aprovechar las herramientas que ofrece la red para llegar a los que realmente necesitan de sus servicios”.