Desde el 9 al 11 de julio, se celebró el V Congreso Nacional de Psicología 2021 Virtual (CNP2021) e International Symposium on Public Health Psychology, bajo el lema, “Psicología y salud pública: necesidad y oportunidad”, que organizan el Consejo General de la Psicología de España y la Fundación Española para la Promoción y el Desarrollo Científico y Profesional de la Psicología (Psicofundación). Esta convocatoria reúne a más de 1.900 profesionales y estudiantes de la Psicología, en sus vertientes investigadora y profesional, así como a referentes de ámbito nacional e internacional, para abordar temas de especial interés y actualidad en esta disciplina, a través de interesantes conferencias, simposios, mesas redondas, etc., y  todo ello, de forma íntegramente virtual, lo que ha supuesto un avance acorde con los nuevos tiempos, en las formas de comunicar la Psicología y de presentar las novedades profesionales y científicas a toda la sociedad.

El CNP2021 Virtual es, sin duda, una oportunidad única para evolucionar en las formas de comunicar la Psicología y de presentar los avances profesionales y científicos a toda la comunidad. Precisamente, en esta línea, cuenta con la participación de Teresa Martínez Rodríguez Dra. en Ciencias de la Salud, Psicóloga especializada en gerontología y en modelos de Atención Centrada en la Persona quien ha sido invitada por los Comités de Organización y Científico para abordar este enfoque de atención en el Simposio:

La necesidad de revisar el actual modelo de cuidados de larga duración en España y especialmente lo que atañe a la atención dispensada en los distintos servicios, cobra una especial urgencia y relevancia ante el impacto que la pandemia ocasionada por la Covid-19 ha tenido en las personas en situación de dependencia y, especialmente, en aquellas de edad avanzada que viven en residencias.

La Atención Centrada en la Persona es un enfoque que en las últimas décadas se reconoce internacionalmente como uno de los ejes de calidad que deben orientar el cambio del modelo de cuidados rector en el campo de los servicios sociales y sanitarios. Un enfoque que propone un marco de reflexión y transformación los actuales servicios liderando procesos de intervención basados en decisiones compartidas donde las propias personas puedan tener un papel central y activo en sus cuidados y en su vida cotidiana, reconociéndolas como portadoras de derechos y de valores individuales.

La llegada de la Covid-19 ha tenido un impacto importante en las personas y en los servicios que dispensan cuidados de larga duración, visibilizando las carencias de los mismos y situando en la agenda social, profesional y política la necesidad de revisar y cambiar el actual modelo de cuidados y la progresiva transformación de los actuales servicios.

En este Simposio invitado de Psicología del Envejecimiento coordinado por Teresa Martínez Rodrígez, han tenido lugar cuatro interesantes ponencias (en el anexo figuran los resúmenes de las mismas)  a cargo de:

0clip_image006.png
Imagen de los cuatro ponentes interviniendo en el Congreso

Mayte Sancho Castiello. Psicóloga y experta en planificación gerontológica. 

Teresa Martínez Rodríguez. Dra. en ciencias de la salud. Consejería de Derechos Sociales yBienestar del Principado de Asturias.

Javier López Martínez.  Catedrático en Psicología Evolutiva y de la Educación Universidad San Pablo-CEU. 

Noelia López VázquezCoach individual y de equipos. Socia Fundadora Activiza. 

Este año, como novedad, el encuentro es íntegramente virtual, una modalidad que permitirá disfrutar de todo el programa en directo y de los contenidos a la carta con tan sólo un par de clics, y posibilitará compartir actividades y espacios con todos los psicólogos y psicólogas de España sin necesidad de moverse de casa.

Las modalidades online de los grandes Congresos se están revelando como un fantástico punto de encuentro para los profesionales y ofrecen un valor añadido a las modalidades presenciales, como poder acceder a mayor volumen de contenidos y contactar con profesionales con más facilidad.

ANEXO: 

Resúmenes de las ponencias por orden de intervención

“Tendencias internacionales en el cuidado de larga duración y retos en el cuidado de larga duración y restos tras la Covid-19”. Mayte Sancho Castiello

Aunque la violenta irrupción de la COVID-19 en el mundo, está trastocando nuestras estructuras sociales y su evolución desde múltiples dimensiones, incide de manera muy especial en todos los ámbitos donde la fragilidad se hace patente. Es el caso de las personas mayores que necesitan apoyos y han de utilizar cuidados de larga duración (CLD). Uno de los pilares del modelo de CLD, los centros residenciales, han evidenciado múltiples carencias en la mayoría de los países, pero de manera mas acusada en aquellos en los que perviven modelos tradicionales de corte institucional. Cerca del 50% del total de los fallecidos vivían en centros residenciales con incidencia y distribución desigual tanto entre los diferentes países como en su cambiante virulencia en las tres olas vividas hasta el momento. 

La reflexión sobre la necesidad de reformular los modelos de CLD en los países mas ricos, es un reto que en la práctica avanza con resultados desiguales, a pesar de que ya se reconoce como indispensable y se ha incorporado a las propuestas de los organismos internaciones como necesidad urgente . Sin duda las evaluaciones que estos organismos están realizando sobre la crisis COVID-19 van a facilitar este cambio, no exento de múltiples dificultades. En este proceso, los países del Norte de Europa y también otros, como Holanda, siguen situándose a la cabeza en su modelo de bienestar, priorizando desde hace años los deseos de las personas de permanecer en su domicilio y en su entorno aún cuando necesiten apoyos y cuidados, Sus índices de cobertura de servicios residenciales descienden, a favor de las atención en el domicilio, desde modelos de provisión integrada o coordinada -en función de las características de sus sistemas sociales y sanitarios-. Siempre intentando hacer un acercamiento que responda al lema “ una persona, un plan” en coherencia con los postulados del enfoque de la atención centrada en la persona en la que la aportación de la psicología es troncal. En España, uno de los países del mundo mas azotado por esta crisis, aflora la necesidad de afrontar un proceso de cambio que nos aleje definitivamente de planteamientos institucionales para transitar en la creación de espacios domésticos, hogareños, cálidos, que acojan a un grupo pequeño de personas con profesionales estables y que puedan hacer realidad el desarrollo de una vida cotidiana con sentido. 

La evidencia científica sobre el impacto en la salud y el bienestar tanto del diseño ,como de la aplicación de la atención centrada en la persona como enfoque holístico. Todo ello, siempre que no sea posible permanecer en el domicilio habitual Los marcos conceptuales ecosistémicos, de carácter comunitario y territorializado, facilitan este proceso de cambio. Sin olvidar la urgente necesidad de revisar el trato de discriminación que reciben las personas mayores y que facilitan un desarrollos de recursos en ocasiones basado en estereotipos, muy lejos de las preferencias de la ciudadanía.

“Atención Centrada en la Persona en y tras la pandemia. Necesidades percibidas y claves para transformar los servicios”. Teresa Martínez Rodríguez. 

La Atención Centrada en la Persona (ACP) es un enfoque que internacionalmente ha ido cobrando un progresivo interés en estas últimas décadas, tanto en el sector de los servicios sociales como en de los servicios sanitarios, para orientar y mejorar la calidad de los cuidados de larga duración. La Organización Mundial de la Salud señala la atención integral y centrada en la persona como el eje rector que deber orientar la necesaria transformación de los cuidados de larga duración. 

Siguiendo esta tendencia en nuestro país se ha ido introduciendo esta filosofía del cuidado y se han ido desarrollando experiencias en los centros y servicios que ofrecen apoyos y cuidados a personas con distintos tipos de discapacidad y dependencia. Un progreso lento y no generalizado, que se ha visto seriamente dificultado por la llegada de la pandemia COVID-19, la cual, a su vez, ha puesto de manifiesto carencias referidas a distintas dimensiones de los servicios (elementos organizativos de los servicios, diseño arquitectónico de los centros, formación y suficiencia de los profesionales y modelo de atención) que no solo ponen en riesgo la integridad física de las personas ante una pandemia de estas características sino que, como ya era conocido suponen elementos detractores para la calidad de vida. En esta ponencia se analiza qué ha supuesto la llegada de la Covid-19 en relación al proceso de implantación de la ACP en los servicios que ofrecen atención y cuidados a las personas en situación de dependencia. Se comparten los resultados del análisis de las respuestas de responsables de diferentes servicios (residencias, centros de atención diurna y servicios de ayuda a domicilio). 

Concretamente se exponen: a) las principales dificultades que la Covid-19 ha generado en los servicios y en aspectos relacionados con la aplicación de la ACP: b) las consecuencias que ha traído la pandemia y que pueden considerarse como potenciales oportunidades de progreso; c) los elementos que han actuado como facilitadores en los servicios y equipos que habían avanzado en modelo orientados desde la ACP para abordar una situación de tan elevada complejidad y d) las necesidades percibidas por los servicios para para avanzar, tras la Covid-19, en un nuevo modelo de cuidados centrados en las personas. Finalmente se ofrecen algunas claves para apoyar la necesaria transformación de los actuales servicios y algunas reflexiones sobre el papel de la psicología y de sus profesionales en este proceso.

“Buen trato a mayores en residencias y COVID. Propuesta de un modelo”. Javier López Martínez

Para comprender la importancia de promover un buen trato en las residencias de personas mayores, es fundamental comprender las características de la institución y de los profesionales que allí trabajan. Resulta un gran desafío en residencias de personas mayores la promoción del buen trato. Hay una ausencia de estudios que analicen la presencia de buenos y malos tratos en las instituciones en España, así como la falta de evidencia empírica respecto a la eficacia de la formación de cuidadores formales o profesionales en buen trato Método Se llevó a cabo el diseño, desarrollo y validación de un instrumento de detección de buen trato a personas mayores en residencias. Se analiza que la prueba desarrollada demuestra buenas propiedades psicométricas en los siguientes aspectos: validez de contenido (expertos), estructura factorial, fiabilidad y detección de prevalencia de maltrato institucional. 

Asimismo, se señalan los factores potenciadores del buen trato, bien relacionados con la institución bien relacionados con el trabajador de las residencias. Resultados En una muestra de 286 profesionales que trabajan en residencias de personas mayores la escala de buenas prácticas tiene una estructura factorial muy clara: 32 ítems repartidos en cuatro factores (Humanización, No infantilización, Respeto, Empoderamiento). El alfa de Cronbach de la escala es de 0.77 y presenta una buena estructura factorial RMSEA=0.049, 90%IC [0.043-0.056], p<.05. 2(374)=634.70, p<.001, RMSR=.05, BIC= -1480.64. Las variables relacionadas con las buenas prácticas son cuatro. Únicamente una de ellas vinculada con la institución, a saber, el apoyo institucional (i.e. recibir agradecimiento por un trabajo bien hecho; recibir apoyo en forma de feedback sobre el desempeño laboral). Las otras tres variables relacionadas con los buenos tratos están relacionadas con aspectos personales del trabajador, a saber, una menor despersonalización, un mayor logro personal y menores niveles de estereotipos hacia la vejez. Estos cuatro factores explican el 31% de la varianza de los buenos tratos en las instituciones. 

Conclusiones. Las condiciones provocadas por la pandemia de Covid-19 han puesto en riesgo el buen trato en las residencias a las personas mayores. Es por eso que se hace conveniente en estos momentos especialmente hacer hincapié en el fomento de la humanización, el respeto y el empoderamiento de las personas mayores institucionalizadas, así como evitar su infantilización. Parece esencial para promover el buen trato el estableciendo una relación “adulto-adulto” entre profesionales y residentes. La consecuencia final puede ser que las personas mayores se sientan más valiosas, más seguras y más satisfechas de lo que se han sentido en otros momentos de sus vidas.

“Metodologías innovadoras en el proceso de acompañamiento a organizaciones y equipos en el camino de la Atención Centrada en la Persona”. Noelia López Vázquez.

Avanzar hacia la Atención Centrada en la Persona (ACP) conlleva un proceso de reflexión y transformación en los equipos profesionales. Un cambio de cultura en las organizaciones que se inicia con la indispensable reflexión sobre la visión hacia las personas a las que cuidamos, el propósito de la organización y la manera en que ambas cuestiones se explicitan en unos valores que orientan y empapan desde la coherencia cada una de las interacciones y procesos organizativos. Visión, propósito y valores son la “punta del iceberg” de un proceso de transformación, el denominado “camino de la ACP “, cuya puesta en práctica requiere de una apuesta firme por parte de las organizaciones pues, el liderazgo y la participación de todos los agentes del cuidado (personas mayores, profesionales y familias) son premisas incuestionables. 

Desarrollar una metodología de acompañamiento para organizaciones y equipos de servicios gerontológicos escalable, rigurosa (en cuanto a su aplicación, evaluación y mejora continua) y susceptible de ser puesta en práctica a través de itinerarios personalizados es parte esencial de este proyecto. La metodología de acompañamiento desarrollada por Activiza propone un proceso gradual y participativo que da respuesta a tres cuestiones: qué vamos a hacer, para qué y cómo, integrando en el proceso tres ejes clave: (1) el liderazgo y empoderamiento de los equipos a través de un proceso estratégico de coaching, (2) la aplicación de un marco teórico de referencia para hacer operativa la atención centrada en la persona en los servicios gerontológicos y (3) la transformación digital y la innovación tecnológica a través de una plataforma online para la capacitación y evaluación del impacto. (1) el liderazgo y empoderamiento de los equipos a través de un proceso estratégico de coaching se pretende generar reflexión para la acción, avanzando en diferentes intervenciones necesarias para el cambio de cultura (actitudinal, relacional y organizacional). En este proceso confluye el apoyo individualizado a la dirección con el acompañamiento a los equipos para el desarrollo de habilidades como liderazgo, resolución creativa de problemas y autoorganización. (2) la aplicación de un marco teórico de referencia para hacer operativa la atención centrada en la persona en los servicios gerontológicos: el modelo ACP-Gerontología (Martínez T. 2019) permite conducir desarrollos flexibles y progresivos desde una mirada global y armónica. Se organiza y despliega en distintos niveles que nos permiten orientar y medir el impacto de las prácticas en un marco operativo estructurado en dos dimensiones que a su vez integran 10 componentes y 50 acciones clave. (3) la transformación digital y la innovación tecnológica: la Covid-19 ha impulsado el desarrollo de una plataforma tecnológica que facilita la puesta en práctica de itinerarios personalizados en los que, la capacitación y la digitalización de las herramientas de evaluación dotan de escalabilidad e inteligencia de datos a las actuaciones desarrolladas por los equipos en el proceso de acompañamiento.Contacto coordinadora Simposio: teresamartinezgerontologia@gmailcom 

Fuente: V Congreso Nacional de Psicología